Viajes

Islas Vesteralen, raquetas de nieve y Harstad

Pin
Send
Share
Send


Hacía años quelas Islas Lofoten frecuentaban mi lista de destinos a corto plazo, de parajes irreales que quería conocer y de rutas imaginarias tantas veces trazadas. Aún así, admito mi ignorancia ante el prácticamente desconocido archipiélago de las Islas Vesteralen en el que nos adentrábamos anoche, una antesala de islas e islotes bañadas por frías aguas cuyo principal aliciente es el safari de ballenas, comunicadas por infraestructuras, a veces imposibles, llevando a localidades como Andøy, Bø, Hadsel, Sortland o Øksnes o perimetrales como Harstad, todavía del condado de Troms en la isla de Hinnøya, y que conoceríamos por la tarde.


Playas tranquilas y montañas que parecen alpinas se intercalan en las islas de Langøya, Andøya, Hadseløya, la zona oeste de Hinnøya y zona norte de Austvågøya que componen Vesteralen, además de varias islas pequeñas deshabitadas.

Raquetas de nieve en Islas Vesteralen

Amanecer en unas cabañas en Noruega es algo que no olvidaré jamás. Estoy encantado con esta forma de integrarse con el entorno y ya casi convencido de venir con Paula a pasar un verano aquí.

¿PENSANDO EN VISITAR NORUEGA ÁRTICA EN PRÓXIMAS FECHAS?: No te pierdas esta RECOPILACIÓN DE PRÓXIMAS SALIDAS DESDE ESPAÑA DE DIFERENTES AGENCIAS

Auroras boreales, trineos de perros, moto de nieve y muchas más actividades de invierno en las diferentes áreas de la Laponia Noruega, no solo Islas Lofoten


Hoy ha sido en el Tjeldsundbrua Hotel, esas cabañitas que anoche fueron testigos de las mejores auroras boreales que hemos visto hasta el momento y eso que estamos en pleno Abril. Marc, ¿todo listo para salir?




La expedición Tierras Polares sigue su rumbo al sur, dirección que no abandonamos desde nuestra llegada a Tromso aunque hoy aprovecharemos nuestra base para recorrer la zona desde Evenes hacia el archipiélago de las islas Vesteralen donde no van a faltar actividades




Según nos ponemos en la carretera vamos observando como varían los paisajes. Las tranquilas playas de agua fría y productivas tierras de cultivo ya en esta época se entremezclan con montañas escarpadas sacadas de emplazamientos más alpinos dejando entre sus valles espectaculares fiordos y naturaleza auténtica.

¿Qué se puede hacer en Islas Vesteralen?:

Una de las mayores atracciones de Islas Vesteralen es el avistamiento de ballenas por su proximidad, por su casi total seguridad de verlas al estar en una zona rica en su nutrición y porque se pueden ver incluso en viajes cortos. De hecho, el viaje de verano de Tierras Polares entra por Andenes (isla de Andoya) desde donde parten los mejores safaris de ballenas.

En invierno los parajes cambian y las raquetas de nieve pueden ser una extraordinaria alternativa al senderismo tradicional.

Marc divisa el objetivo de la mañana. Vamos a explorar un área de islas Vesteralen bastante salvaje donde podremos experimentar las raquetas de nieve. Aún recuerdo el día que me estrené con ellas en el viaje a la Antártida en esa dura mañana en King George, Islas Shetland del Sur




Comenzamos por la parte baja. Hay posibilidades de ver alces, algo en lo que Sele y yo coincidimos… !no los hemos visto nunca y debe ser un animal imponente! Sería extraordinario poder hacerlo hoy. Marc rastrea señales por si se diera la ocasión



Liebre, perdiz… alce. Restos y huellas se suceden en nuestro pequeño y ligero ascenso por la ladera de la montaña.


!Renos! Los vemos de lejos. Los renos en territorio Sami permanecen en estado salvaje durante todo el año. Antiguamente el pueblo Sami vivía de la pesca y la caza de éstos pero su forma de vida cambió con la expansión de los estados nacionales y, a partir de ese momento, aprendieron a domesticar y pastorear rebaños de renos.



Estos renos son muy diferentes de los renos enanos de Svalbard que conocimos en su día. Aquellos vivían completamente protegidos, en estado salvaje y, casi siempre, en soledad. Los de aquí son más parecidos al caribú americano, grandes, de astas (que no cuernos) cambiantes cada temporada y de vida en grupo. Realmente viven en estado salvaje pero están marcados en propiedad por los sami que, cuando lo consideran oportuno, hacen uso de ellos en el ámbito doméstico que consideren oportuno o como alimentación de superviviencia (nunca deportiva)


Entretenidos con la fauna local casi no nos hemos dado cuenta que hemos llegado al último sendero que nos permitía caminar con las botas de trekking. Las raquetas de nieve comienzan a ser necesarias si queremos avanzar




Resulta extraordinario como, además de la fauna, todas las especies se protegen de los duros inviernos. Los renos usan su visión ultravioleta y, literalmente, se "secan" en invierno para sobrevivir. Son seres extraordinarios. Los árboles se cubren de pelaje.


El último tramo de nuestro recorrido casi necesitaríamos unas alas más que unas raquetas, jaja. Es el precio de llegar a lo más alto para tener la mejor panorámica de este entorno, ¿verdad compañeros? jaja



Abril es un mes perfecto para viajar a Islas Vesteralen y Lofoten. No tiene la dureza de las largas noches de invierno pero deja esas estampas hermosas de todo lo que la nieve toca y, desde las alturas, sientes esa insólita belleza que solo la naturaleza nos depara (además del intenso silencio)




Existe un pequeño refugio. Parece ser que hay varios de uso público como pasaba en Svalbard para el que lo pida. Suponemos que también servirá para ocasiones en que uno se pierda. Menos mal que nosotros llevamos a Marc para guiarnos



El descenso resulta mucho más llevadero. Las raquetas de nieve nos permiten caminar con facilidad entre las magnífica panorámica que deja cada punto, como telón de fondo el fiordo que la rodea.


Aunque no tenemos sensación térmica especialmente baja por la actividad, los ríos, lagos y rocas permanecen congelados y comienzan en esta estación sus primeros deshielos. ¿Alguien se atreve a un bañito? No lo verán mis ojos… esperaré a Menorca, jaja




Tras media jornada regresamos a nuestra van, donde el picnic nos espera. No sabéis el hambre que dan las raquetas de nieve…

Harstad, para obligada del Hurtigruten

Harstad técnicamente no forma parte de Islas Vesteralen aunque se queda a sus puertas. Se trata de un municipio de 23.000 habitantes, compuesto por infinidad de pequeñas islas e islotes, que nos lleva a retroceder sobre nuestros pasos para seguir explorando esta zona.



La mayor parte se encuentra en Hinnøya, que es la segunda isla más grande de Noruega después de Svalbard, pero quizás lo más interesante es que es parada obligada del Hurtigruten cada día, una con destino hacia el norte y otra hacia el sur.

¿Quién no conoce el Hurtigruten?

La "locura" del capitán Richard With llevó el 2 de julio de 1893, con el barco de vapor MS Vesteralen, a inaugurar la ruta marítima que unía el sur de Noruega y el norte. Hoy por hoy es un servicio de línea regular que es toda una institución y es considerado "el barco que surca el litoral más hermoso del mundo" utilizado anualmente por miles de viajeros.

En la actualidad, más de un siglo después, sus servicios no se reducen a Noruega sino que Hurtigruten realiza cruceros de exploración a Groenlandia, Svalbard o Antártida, entre otros.

Harstad tiene entre su legado histórico el descubrimiento de un hacha de 3.000 años de antiguedad y un collar de 2.600 años de antiguedad encontrados en la península de Trondenes, indicios de una bien desarrollada cultura en la edad de bronce y posterior centro de poder en la época de los vikingos


Hoy por hoy visitas como la Iglesia de Trondenes, la iglesia medieval más septentrional del mundo, la casa de cultura o legado de la la Segunda Guerra Mundial, incluidos 4 cañones construidos originalmente por los nazis, forman parte de sus principales atractivos



Las aguas que bañan Harstad también son propicias para los amantes de la pesca. Estamos en una de las mejores aguas para ella, más allá de los avistamientos de cetáceos



Pero si algo merece la pena en una parada en la ciudad, eso es un paseo por la calle principal de la ciudad, la Strandgata



Resulta casi imposible imaginar esta calle bañada por el mar pero, efectivamente, hubo un tiempo atrás que se iniciaba en Rikard Kaarbø y, prolongándose hasta Skolegata, las casas de aquí yacían en la orilla del mar.


Hoy todavía mantienen esa inconfundible arquitectura noruega que no falta en ninguna de sus ciudades.

Tras un alto en el supermercado donde hemos aprovechado para comprar un poco de salmón para hacer un aperitivo de tataki a la cena (190 NOK), ponemos rumbo a nuestras cabañitas. Las auroras han vuelto a acompañarnos pero con mucha menos intensidad que las dos noches anteriores (!3 noches de auroras en 3 días en pleno abril!). Toca dormir un poco porque mañana seguiremos la ruta que nos lleva a Islas Lofoten.


Isaac, desde Islas Vesteralen (Noruega)

GASTOS DEL DÍA: 190 NOK (apróx 20,63 EUR)

Pin
Send
Share
Send