Viajes

Fotos de Sudán, instantáneas de un viaje a Nubia

Pin
Send
Share
Send


Son las 2 de la mañana y, los 12 días de viaje por Sudán concluyen con el ¿habitual vuelo de regreso? (de usual no tiene nada) vía Estambul. Atrás dejamos la ajetreada Jartum pero, sobre todo, esa Nubia que tanto secretos sigue ocultando al mundo por el hermetismo e inaccesibilidad de un país que apenas concede 10.000 visados de turista al año. Ese viaje que prometía llevarme a la esencia de "Chavetas.es" ha cumplido sobradamente con creces el objetivo de ponerme ese sombrero de Indiana Jones que evoca el espíritu aventurero, lejano al turismo de masas, que determinados emplazamientos emanan con su misticismo, su legado del pasado o, simplemente, el sentimiento privilegiado de haber sido capaz de capturar esas fotos de Sudán que resumen un viaje a Nubia en unas decenas de instantáneas y que ahora recopilo, quizás de una forma diferente a la que hubiera pensado al partir.


Larga jornada de vuelos por delante… deseando darle un achuchón a esa pequeña Oli cuyo "pequeño museo" ampliará hoy con una pequeña familia de nubios tallados en ébano que unirá al cuenco tibetano que le traje en Abril del año pasado.

Fotos de Sudán. Fui a Sudán embrujado por su arqueología y vine enamorado de su gente.

Siempre lo digo pero me repito… ¡deberían estar prohibidos estas horas de salidas para los vuelos! Son las 3 de la mañana cuando el avión de Turkish Airlines despega del aeropuerto de Jartum destino a la siempre bella Estambul con 1 hora de retraso, la misma que tiene nuestra escala intermedia. ¿Por qué? Control estricto de entrada al aeropuerto donde comprueban no solo que no lleves piedra o arena sino también o anillos o joyas compradas en algún mercado. Facturación (algunos han embalado la maleta). Control de papel de salida y pasaporte. Nuevo control de pasaporte. Salida de aduana. Control de bolsa de mano con mil problemas a todo el mundo, a cada uno por una cosa. Control de embarque y a 4 del grupo nos dicen que han encontrado algo en nuestras maletas así que una persona "deshace" todos los controles anteriores, nos saca del aeropuerto, nos lleva a una zona de cintas de equipaje y allí hay un estricto control policial donde te hacen abrir TODO TODO TODO encontrando hasta la última piedra (en mi caso nada). Vuelta a empezar y llegada por los pelos al embarque. Vuelo 1 hora retrasado… y, a pesar de todo, alguno llegó con alguna piedra de esas que quedan en los zapatos. En fin…



Dos trayectos seguidos de 4 horas y media de vuelo y una carrera por los pasillos del aeropuerto que, tras quedarnos atascado en la arena varias veces, perder dos coches, pinchar y otras tantos imprevistos, nos hace incrementar la lista de inclemencias perdiendo a Javi en el Aeropuerto de Estambul cerrándole la puerta en las mismas narices (llega en un vuelo posterior). Ojala algún día los robots sustituyan a este tipo de personas sin sensibilidad humana ninguna. El resto llegamos finalmente a Madrid en torno a las 12'00 y despedimos la expedición David Pobes, como hemos llamado durante todos estos días, para Juve y yo poner destino final a A Coruña.

Es buen momento para remontarnos en el tiempo a aquel primer atardecer en Jartum pero hoy no para recordar emplazamientos, yacimientos arqueológicos y momentos, sino quizás de una forma diferente. Tengo que decir alto y claro algo que he dejado caer durante todo el diario: FUI A SUDÁN EMBRUJADO POR ESA CIVILIZACIÓN OLVIDADA BAJO LAS ARENAS DEL DESIERTO Y VUELVO ENAMORADO DE LA SONRISA DE SU GENTE















Hay pueblos que, lejos de sus gobernantes y las noticias manipuladas, nos han demostrado su cariño en nuestros viajes y siempre saco en mis conversaciones. El pueblo persa, el sirio, el birmano o el uzbeko siempre han sido mis favoritos. ¿Sabéis cuál será el número 1 desde ahora? ¡Gracias pueblo nubio!

Despedida de Sudán… por el momento

Suena la llamada de embarque de nuestro vuelo A Coruña. Oli, Nico y Paula ya están solo a una hora. Se como me va a recibir Nico, saltando y lamiendo cada parte de mi, jaja, pero tengo ganas de ver a mi pequeña que todavía apenas tiene 1 añito. No quiero olvidar una cosa que pocas veces se dice. Ningún viaje sería igual sin un grupo como este. Ya lo fue en Botswana pero aquí, nuevamente, Isi y Patri han sido esas personas que trasmiten una energía positiva que puede con todo, David y Noe la ilusión más Pura, Javi una pieza fundamental en el engranaje…




… y tú querido Tapón (jaja), el elemento que faltaba para que de aquí salga algo grande el día de mañana. ¿Nos ponemos con ello?



Tengo ganas de ver las tomas que nos hemos traído también con Perejildo, nuestro dron Mavic Pro, que ha volado por Sudán mucho más de lo que pensaba en un inicio



Un nuevo diario de viajes de Chavetas se cierra, uno más a unir a esos viajes diferentes, insólitos e inspiradores que tanto me gustan, con cierto toque de aventura e incluso expedición, pero siempre pensados como una persona más que, sin ser mochilera, le hubiese gustado nacer algún siglo pasado. Si yo he podido viajar a Sudán "como el vecino del quinto" (Cristina, ya quedará para siempre, jaja), ¿por qué tú no? ¡Hasta la próxima aventura1


Isaac (junto con la Expedición Pobes), ya desde A Coruña (España)

GASTOS DEL DÍA: 0 SDG

Pin
Send
Share
Send