Viajes

Los bazares de Bujará (y qué visitar en los alrededores)

Pin
Send
Share
Send


Puedes vagar sin rumbo y Bujará te cautivará igualmente. Sus calles, su gente, su atmósfera… Se dice que antes de la llegada de los rusos, Bujará albergaba el mayor bazar de Asía Central y acogía a más de 30.000 estudiantes. Nunca aprendemos de nuestra historia y si antes fue Genghis Khan y su Imperio Mongol, posteriormente serían los rusos los que se encargarían de clausurarlos. Sin embargo, los mercados y bazares de Bujará (o Bukhara) hoy renacen con el turismo y, junto con algunos atractivos que visitar en los alrededores (impresionantes el mausoleo de Bakhaouddin Naqshbandi y la necrópolis Chor Bakr, además de Char Minar), han ocupado hoy nuestro día


Amanece un nuevo día en este museo viviente, esplendor de antaño de la Ruta de la Seda

Ruta del día 2, atrapados por el espíritu de las caravanas

El intercambio de mercancías entre Oriente y Occidente convirtió a Asía Central en una red de senderos infinitos utilizados por caravanas para, sorteando desiertos, ríos, bandidos, ejércitos y montañas, cargar con seda, papel, vidrio, algodón, pólvora, joyas y oro pero, sobre todos ellos, de conocimiento.


La cultura de los mercaderes llegó a su apogeo en ciudades como Samarcanda, Jiva o en la que hoy hemos dormido en esa antigua madraza transformada que nos cobija. El Amulet Hotel desprende encanto a raudales.



¿Os acordáis del mapa de lo qué ver en Bujará de ayer?


Hasta la tarde no vamos a acercarnos a tres visitas que nos hacen especial ilusión en los alrededores de Bujará por lo que la mañana la vamos a disfrutar de un placer que se le da muy bien a Paula… !bazarear! Y en ese camino a nuestro primer mercado, vamos a rematar 3 visitas que nos faltaban

Chor Minor o Char Minar (15)

Salimos ya desayunados y callejando alcanzamos rápido nuestro objetivo que se encuentra muy cerca del hotel. Con el significado de "4 minaretes" y construido sobre la puerta de una gran madraza construida en el año 1807, ¿veis algo raro?


Chor Minor tiene influencia del arte de la India y se parece poco a otros edificios de influencia del período shaybánida que viéramos ayer entre los principales atractivos qué ver en Bujará. Realmente, la diferencia es tal, que no se pueden considerar minaretes sino más bien torres o singulares ornamentaciones decorativas



En su interior hay una tiendecita pero, hablando con la señora y por 4.000 UZS por persona, te permite subir para ver los falsos minaretes (gracias por el consejo Alexa)




La parte superior, más allá de las posibles vistas que no son gran cosa pues estamos en una zona más suburbial de Bujará, se aprecia mucho mejor la decoración y la cúpula que hace de techo de la tienda interior




Al lado también se encuentra la Mezquita Djuma a la que no entramos pero que tiene un pequeño museo con manuscritos y sistemas de escritura datadas del siglo XVII

La madraza de Ulugbek (13)

Atravesamos en línea recta Bujará hasta llegar a la parte superior por la que ya estuviéramos ayer. De las tres madrazas construidas por el famoso nieto de Tamerlán, Ulugbek, que hemos visto estos días (hasta en la sopa) ésta es la más antigua, datada de 1417 y construida por los mejores arquitectos de su tiempo, Ismail Isfahani y Nazhmetdin Buja, destaca por su armonía y sencillez de formas


Su interior (1.000 USZ por persona y 1.000 USZ fotos) está ocupado también por una tienda pero las antiguas celdas están completamente abandonadas. Eso si, el Museo de la historia de restauración de los monumentos de Bujara está aquí. Quizás, el aspecto curioso se encuentra en que el pasillo de entrada no lleva al patio (como es habitual) sino que se bifurca por un lado hacia la mezquita y por el otro a la darkshona o sala de estudios




Aquí también encontró Paula uno de los mejores lugares para comprar fulares económicos y de mucha calidad.. ¿pero dónde vas con todo eso? jajaj (60.000 USZ)


Los lemas de Ulugbek tampoco faltan aquí. “La aspiración hacia el conocimiento es la obligación de cada musulmán y cada musulmana” o “Que cada día se abran las puertas de bendiciones de Dios para la gente iluminada por la sabiduría de libro" rezan en las paredes de esta madraza

La madraza de Abdul-Aziz-Khan (14)

En frente de la anterior, formando parte del mismo conjunto, pero separada por dos siglos de historia (data del 1652), se alza un edificio radicalmente opuesto a la madraza Timúrida anterior. El equilibrio de formas da paso a una enorme madraza suntuosamente decorada, como queriendo dejar clara esa diferenciación entre legados. Aquí aprovechamos para volver a cambiar 100 USD a 6.100 USZ cada USD



El arco del portal está decorado con bellos mocárabes, contrastante con la de Ulugbek. Como no podía ser de otra forma, su interior está llena de puestos de artesanías y recuerdos (3.000 USZ cada uno).EN BUSCA DE MINIATURAS: Si de algo nos habíamos quedado con ganas en Irán es de traernos una buena miniatura. Las influencias de este área de Asia Central son evidentes y aquí podemos encontrar algunos de los mejores miniaturistas del Turquestán. ¿Y cuáles son las que recomendaríamos?

OPCIÓN 1: Siguiendo las indicaciones de Alexa (muchas gracias) llegamos a la tienda de miniaturas del maestro Davlat Toshev, una parada obligatoria por la variedad de opciónes que dispone.
Indicaciones: En el bazar Tak-i-Telpak, saliendo de la cúpula a mano izquierda (calle Naqshband)

OPCIÓN 2: Tras mucho mirar nos hemos enamorado de las miniaturas del joven miniaturista Abudall (creemos que se escribe así) que, sin tener tanta variedad, crea verdaderas maravillas.


Indicaciones: Sencillo. Mirando el patio de la madraza de Abdul-Aziz-Khan, al fondo a la izquierda.



Tal es así que tras empezar pidiendo 50 USD hemos acabado en 33 USD (sí, también se puede regatear en esto) pero la calidad y la muestra de cariño de este chico nos ha ganado. Nos hubiéramos llevado 3 o 4.

No os perdáis las paredes con poesías de poetas famosos contra las frases del Corán. La decoración astral y geométrica, aquí deja lugar a imágenes de dragones chinos y del pájaro de la felicidad Simurg. Curiosos contrastes, ¿verdad?

Los bazares de Bujará (y algún caravasar)

Todavía existen en Bujará muchos lugareños que siguen hilando la seda a mano. Artesanos, cada vez más especializados, pero también joyeros, ganaderos o campesinos, tienen cobijo en sus mercados aunque haya que huir de los que han apostado por los souvenirs turísticos en bazares cubiertos o las propias madrazas monumentales. En el mapa señalados en rojo (y sin pérdida) se encuentran los recintos de cúpulas o abovedados que componen los bazares cubiertos que se formaron de la unión de talleres de los artesanos, galerías de los comercios y negocios

Taqi Zargaron o bazar de los joyeros (A)

Situado al lado de las madrazas anteriores, en la principal intersección de vías de la antigua Shajristán, estamos en el lugar donde durante el apogeo de la Ruta de la Seda se concentraba el negocio de las joyas, piedras preciosas, oro y plata.



Se dice que de aquí salieron algunos de los grandes tesoros de monarcas y princesas. Nosotros con agua nos conformamos (1.500 USZ)

Taqi Telpak Furushon o bazar de los tejedores de alfombras (B)

Si bajamos por la calle Naqshband encontraremos muchas tiendecitas a los laterales de la misma



Algunas de ellas parecen verdaderos museos de coleccionista, con monedas, especias y artefactos desconocidos para nosotros. Si tuviéramos que elegir un lugar de Uzbekistán para comprar, sin duda sería Bujará




A mitad de camino entre Taqi Zargaron y Taqi Sarrafon, el bazar de los tejedores de alfombras ahora combina éstas con artesanía y souvenirs.



Así, seguimos calle abajo para adentrarnos en el último bazar

Taqi Sarrafon o bazar de los cambiadores de dinero (C)

Situado sobre el antiguo canal Shajrud de la ciudad y único que ha perdido completamente su función (al fin y al cabo, aquí cualquiera te cambia moneda hoy en día).


Parece ser que aquí, pese a las devaluaciones constantes, funcionaba una especie de banco central del complejo entramado comercial de la Ruta de la Seda. Al fin y al cabo estamos en su centro neurálgico y verdadero corazón.



En la actualidad, los locales son utilizados para vender textiles, miniaturas, artesanía de todo tipo, souvenirs, cuadros, ropa y hasta sombreros.EL DIARIO DE PAULA:

Ejem… veamos, a ver como decirlo. Los uzbekos (e Isaac dice que las uzbekas) son muy muy guapos. Tienen una mezcla con toque oriental que unido a que siempre tienen una sonrisa para el viajero, hace que te encuentres con algunos muy atractivos…

… sin embargo, hemos descubierto que Tolkien se insipiró en una uzbeka para describir las piernas peludas de Frodo Bolsom. Con todo el cariño, eh !Qué diferentes somos las culturas según el lado del planeta en que vivimos!

¿Queréis más opciones para comprar en Bujará?

Caravasares transformados en centros de artesanía

Salpicados a lo largo de toda nuestra ruta de la mañana hemos ido encontrando varios antiguos caravasares contiguos a las calles monumentales que fueron transformados en centros de artesanía o como chaikanas




En ellos se puede ver lo complejo que es hacer una alfombra, por ejemplo. ¿Los nombres? Los identificaréis rápido porque no hay que salirse de la calle pero hemos apuntado Abdulloxon, Nogay o Sayfiddin

Qué ver en los alrededores de Bujará

Casi sin darnos cuenta se nos ha ido la mañana. Algo me dice que Paula ha tenido mucho que ver, ejem… !Toca comer!RESTAURANTES EN UZBEKISTÁN | BUJARÁ: Chaikana Minor situado camino del Amulet Hotel desde la plaza principal, en la zona donde los taxis te ofrecen excursiones fuera y donde hemos comido bastante bien y muy relajados en su terraza superior (Paula una brocheta de verduras para no forzar)



En el piso inferior tienen también una sala restaurante con aire acondicionado en la que nos insistían primero pero !donde esté una terraza que se quite todo! (44.000 USZ)

Por cierto, callejear hacia el sur nos ha llevado a un descubrimiento. Desconocíamos que tras la expulsión de la comunidad judía de Merv (donde intentaremos llegar mañana en Turkmenistán) y Shiraz en el siglo XVI, llegó hasta Bujará y tuvo una implantación importante. El hallazgo viene de encontrarnos con una sinagoga principal en una de las callejuelas perpendiculares a la plaza Lyabi Hauz y otra más al sur cuando íbamos buscando un restaurante para comer

TRUCO PARA AHORRAR UNOS DURILLOS: Aunque no es demasiado ético, un truco que INCONSCIENTEMENTE hemos descubierto es que en algunas madrazas si dices que solo va a entrar uno, te acaban insitiendo en que entre el otro a mitad de precio o a veces gratis (si es la chica más, porque dentro suele haber tiendas). Surgió de casualidad y luego nos dimos cuenta que funciona siempre 😉

La tarde, más allá de la curiosidad, nos lleva a 3 lugares muy especiales que se encuentran a 6 y 15 km respectivamente. Estos son Bakhaouddin Naqshbandi, Sitorai Mohi Hosa y Chor Bakr. ¿Y cómo hemos llegado? Negociando en nuestro propio hotel un conductor que nos esperaba a las 14'00 por 25 USD (éste lo ponemos en el presupuesto final en transporte)

El mausoleo de Bakhaouddin Naqshbandi

Nos desplazamos a 13 km del Casco Histórico de Bujará a conocer el mausoleo de uno de los sufíes más importantes que ha existido, Bakhautdin Naqshband (abierto de 8 a 19, 5.000 USZ cada uno). El sufismo, para el que no lo sepa ya que hemos hablado varias veces estos días, es un camino espiritual dentro del contexto del islam encaminado a la purificación del alma, a la metafísica y a la interpretación interior




Bakhautdin Naqshband vivió en el siglo XIV en la orden sufí más influyente del mundo pero hasta 2003 este lugar se caía de lo ruinoso que estaba. Finalmente en esa fecha, el santuario fue restaurado, reconstruyeron todas las edificaciones dotándolas del esplendor que los seguidores sufíes reclamaban, pero lo que nos llamó la atención es ver como los fieles parecen ignorar este hecho. Sus miradas toman otro camino… !el árbol de los deseos!



La gente, amable como toda la que hemos encontrado en Uzbekistán (que pueblo más maravilloso), reza, realiza peticiones, deja dinero o tela e incluso pasan por debajo de la rama. Algunos incluso cortan un poco de madera del árbol para llevársela y protegerse así del futuro que viene.




No queremos pecar de ignorantes pero, según lo escribimos en estas líneas, suena más a secta, ¿verdad?

Sitorai Mohi Hosa o Palacio de Verano del Emir

Nos desplazamos cerca de allí, a 6 km de Bujará, donde se encontraba la residencia habitual de verano del Emir (abierto de 9 a 17, 9.000 UZS por persona) y que está convertida en museo.




Realmente, de las tres, está resulta la visita más floja aunque diferente a lo que hemos visto hasta ahora, pero sirve para dar un paseo agradable acompañado de… !hasta pavos reales!



Además, hoy de todos los museos interiores solo había abiertos un par de ellos. En cualquier caso ya sabéis que no somos demasiado de museos.

La necrópolis Chor Bakr

La atmósfera que respira esta lugar… !!uffss!!! ¿cómo decirlo sin repetirnos con algunos de los adjetivos usados estos días? Volvemos a ponernos el gorro de "Indiana Jones" y a explorar COMPLETAMENTE SOLOS (como todos estos días) uno de los lugares TOP en lo que llevamos de viaje (4.000 USZ por persona y 3.000 USZ las fotos)


Desde el momento que entras denota que estás en un lugar especial, un complejo compuesto por una madraza, una mezquita y una khanaka donde descansa la tumba de Khoja Abu Bakr que uno de los cuatro Abu-Bakrs (Chor-Bakr) descendientes del profeta Mahoma y y maestro de Abdullah Khan II.




En torno a él, la necrópolis fue creciendo con familiares y con los siglos fueron enterrados también los jeques Djuybar. Es este área del complejo se nos vuelve a poner la piel de gallina. Por cierto, ¿las avispas sienten algo especial por las necrópolis?




Estos días hemos hablado de esos lugares que detienen el tiempo, ¿verdad? Apuntad éste, donde casi solos, caminando por esas baldosas policromadas y entre mezquitas, patios, darvazahana y cúpulas, se respira esa atmósfera especial.



Por cierto, leemos que en este complejo existe la pecularidad de contar con "khaziras", un tipo de mausoleo orientado a los 4 vientos sin cubiertas, con entrada con una puerta especial decorada llamada "darvoza".



Regresamos a Bujará. Ah, hemos visto en el hotel algunas personas que fueron (no sabemos si por agencia o con un conductor) al lago Tudakul, a unos 20 km de Bujará, donde parece ser que uno puede pasar un día de sol y relax con aguas bastante cristalinas. ¿Queréis más ideas para refrescaros? El hotel Asia tiene piscina interior y permite a los no huéspedes usarla por 10.000 UZS. También hay un hammah mixto cercano a Taqi Telpak Furushon

Las mil y una estrellas de la noche de Bujará

¿Y dónde creéis que hemos venido a despedirnos de Bujará? Os acordáis que ayer os hablábamos del restaurante-terraza cercano a Poi Kalón. !Aquí estamos con nuestra cervecita fria!


Cuando llegan los colores de un atardecer, no hay competencia posible. El punto estrella de Bujará, el mismo donde nos quedaríamos horas y horas solo contemplando, se tiñe de las más bonitas tonalidades que puede regalar




Antes de abandonar la terraza, casi de casualidad, ¿a qué no sabeis quién aparece? ¿Os acordáis de Joan, el simpático catalán que nos reconoció en Samarcanda? !Otra cervecita! Este momento hay que compartirlo (36.000 USZ en total todo el atardecer -nos liamos-, jaja)



Despedimos a nuestro buen amigo viajero y ponemos rumbo a la plaza Liabi-Khauz donde hemos quedado con Emma y familia, viendo la Bujará nocturna, la de la alfombra mágica



Si Bujará tiene encanto de día, ¿cómo definirla de noche? La atmosfera de esta ciudad es magnífica, posiblemente una de las más recomendables para pasar varios días relajados más allá de las propias visitas



!Aquí están! Emma, Ricard, Marti y Arnau, acaban de llegar anteayer de Turkmenistán en un itinerario muy parecido al que pretendemos hacer nosotros a partir de mañana.

LA SERIE DE "UZBEKISTÁN Y TURKMENISTÁN" YA EN YOUTUBE: Aquellos que prefiráis la EXPERIENCIA AUDIOVISUAL más completa tenéis en nuestro Canal Youtube la SERIE COMPLETA DE UZBEKISTÁN Y TURKMENISTÁN y, a continuación, el capítulo de este día sin salir del artículo que estás leyendo (Bazares, compras en Bujará)…

Emma, Ricard, Marti y Arnau forman parte importante de nuestra aventura pues nos ayudaron mucho a decidirnos pero, más allá de eso, constituyen una de esas grandes familias viajeras que llevan a los niños ya de pequeñitos por el mundo a los sitios más exóticos (los Chavetas Senior también lo hicieron con nosotros). Sin duda, ya son un ejemplo en el que nos gustaría mirarnos en el futuro. !Muchas gracias por esa cena y tantos consejos para lo que nos queda familia!


La cena la hemos hecho en el Minzifa, un hotel y restaurante que mira a un caravansar (40.000 USZ los dos) pero la verdad es que poco nos dimos cuenta de lo que nos rodea, jaja

RESTAURANTES EN UZBEKISTÁN | BUJARÁ: Más recomendaciones para aquellos que busquen experiencias gastronómicas ("made" in Alexa, Emma y otros viajeros) pueden ser:
- Rustam
- Restaurant Old Bukhara
- BudreddinDecían los antiguos que en Bujará la luz va de la tierra al cielo. Los árabes la llamaron "el paraíso del mundo". Esta preciosa noche estrellada en este oasis del desierto, nosotros despedimos uno de los lugares más maravillosos que hemos disfrutado en el mundo. ¿Quién sabe? Lo mismo Bujará nos guarda alguna sorpresa en el futuro. !Mañana Turkmenistán! (los que quieran seguir un recorrido razonable en Uzbekistán sin entrar que sigan en el DÍA 15 de nuestro diario) ¿Lograremos atravesar esa dichosa frontera de un país tan hermético?


Paula e Isaac, desde Bujará (Uzbekistán)

GASTOS DEL DÍA: 177.500 UZS (apróx 27.30 EUR) y REGALOS: 60.000 USZ (apróx 9.23 EUR) y 33 USD (apróx 31.13 EUR)

Pin
Send
Share
Send