Viajes

Ruta en coche por las Islas Lofoten (entre parajes utópicos)

Pin
Send
Share
Send


Tengo que frotarme los ojos una y otra vez para asegurarme de lo que estoy viendo. Desde que ayer cruzáramos la línea imaginaria que nos adentraba en Islas Lofoten no hemos dejado de ver paisajes subrrealistas, sacados de cuentos o de fantasías imposibles, por una carretera a ras de mar (llamada la ruta del Rey) que tan pronto deja entrever maravillosos fiordos como montañas nevadas que caen a nuestros pies en precipicios que retan las leyes del equilibrio. Hoy estamos de ruta en coche por las Islas Lofoten entre los parajes más utópicos que podíamos haber imaginado… y sigo a estas horas sin saber si estoy viendo una realidad o un cuadro dibujado por algún fantasioso artista.


Svolvaer, Kabelvag, Henningsvaer, Nusfjord, Flakstad, Kvalvika, Reine o A (pronunciado O) son poblaciones de ensueño que por su propio nombre no dicen nada pero a las que hoy ponemos imagen.

Ruta en coche por las Islas Lofoten

Llevamos ya 5 jornadas de viaje y hemos disfrutado de un , de una mágica noche , de caminar con o también sobre y hasta conocer al . Ayer, por fin, llegamos a Islas Lofoten entre los reflejos de las montañas con los fiordos y, tras dormir en Hammerstad Camping nos hemos puesto en ruta muy temprano. Con todo lo vivido, ¿podía ser la experiencia todavía mejor? !Nos faltaba la guinda del pastel! Islas Lofoten es lo que uno sueña y lo que no es capaz de creer cuando loas alcanzas…



La ruta en coche por las Islas Lofoten de día nos lleva desde Svolvaer hasta Reine, posiblemente la más idílica entre tanto paisaje irreal, en un itinerario parecido al siguiente…

Como ya os explicaba en , este archipiélago consta de alrededor de 2.000 islas comunicadas entre si por la prodigiosa carretera noruega, llamada la ruta del Rey o E10, encargada de darnos continuidad entre fiordos profundos, impresionantes acantilados y una anómala corriente que crea un microclima inusual en estas latitudes e imágenes como éstas…




Dejando atrás el archipiélago Vesteralen, ya imponente, atravesamos ahora las islas de Austvagøy, Gimsøy, Vestvagøy, Flakstadøy, Moskenesøy, Værøy y Røst, las principales habitadas de Lofoten

¿Qué no puede faltar en una ruta en coche por las Islas Lofoten? Cualquier itinerario que te plantees de varios días entre estos paisajes debería incluir (como ya hace el nuevo programa actualizado de Tierras Polares desde 2016) lo siguiente:

- Svolvaer, el corazón de Islas Lofoten, donde más vida, bares, hoteles y restaurantes se pueden disfrutar además del fiordo del Troll
Kabelvag, con su iglesia de madera conocida como la catedral
Lofotr Vikingmuseum, un enorme barco dado la vuelta que nos acerca a los vikingos
Henningsvaer, un auténtico y pintoresco pueblo "salpicado" entre varias islas, puentes y playas
Leknes, donde se encuentra el Vestvågøy Museum con la historia de los pescadores de la zona
Nusfjord, el pueblo de pescadores de encanto lleno de rorbuer de la isla Flakstadøya
- La iglesia de madera de Flakstad, de color rojo y con puertas y ventanas blancas, datada de 1780
- El senderismo hacia Kvalvika, la playa de las ballenas, uno de los más bonitos y escénicos
Sakrisoy, muy cerca de Reine, pueblecito de casitas amarillas muy pintoresco
Reine, el pueblo idílico a orillas de un fiordo más bonito que hemos visto jamás
-Otras posibles paradas de pueblecitos de pescadores que se pueden ver en poco tiempo: Ramberg, Sund, Tind, Moskenes, A
- Disfrutar de pura naturaleza parando en cualquier emplazamiento por la carretera dejándose embaucar por fiordos profundos, vertiginosos acantilados, montañas nevadas e islas e islotes bañados por aguas azul intenso
- Realizar actividades como visitar una granja de renos, granja orgánica, kayak, un barco por los fiordos, senderismo, escalada, buceo, raquetas de nieve…
- Experimentar el baile de las auroras boreales sobre nuestras cabezas en uno de los mejores lugares del mundo para verlas
- Alojarte en las típicas cabañas escandinavas y/o rorbuer, las mismas que permitían alojar pescadores en época del bacalao

¿Nos falta alguna parada, experiencia o atractivo que creas que deba estar en esta lista?

Si la naturaleza en estado puro es casi total, el hecho de que apenas vivan 24.000 personas en pequeños pueblecitos y gran parte de ellos los recoja lo que vendría a ser su ciudad más grande, Svolvaer, todavía en la isla de Austvågøy, hace que la percepción de los paisajes sin adulterar sea casi total


Es precisamente esta población la primera parada en nuestra ruta en coche por las Islas Lofoten, muy cerca de donde hemos dormido.

Más allá de Svolvaer, atravesando fiordos profundos y montañas nevadas

Solvaer, a pesar de ser el centro neurálgico de toda la región del archipiélago, es un pueblo tranquilo donde no nos importaría vivir. Rutas en bici, excursiones en barco o senderismo son las principales atracciones además de una buena cantidad de hoteles y restaurantes, aunque el monte Svolvaergeita (Cabra de Svolvaer), en sus proximidades es el verdadero icono de la ciudad


Quizá es, pocos kilómetros más adelante, donde se encuentra el primer pueblo con interesés histórico real. En la actualidad recibe el nombre de Kabelvåg aunque realmente fue fundado como "Vågan" a principios del siglo XII por el rey Øystein Magnusson



La historia habla de que pudo ser el primer pueblo conocido en el norte de Noruega y donde se construyó una iglesia y un albergue de pescadores


Pero la expedición Tierras Polares hemos llegado a nuestro objetivo de viaje y a lo que realmente veníamos buscando. Si por algo destaca Islas Lofoten es por sus espectaculares parajes que parecen cuadros subrealistas de algún pintor en una de esas etapas más creativas de su vida artística.



!Stop! !Para! !Para! Creo que Marc ha debido acabar hasta el "gorro" de nosotros hoy con tanta parada. Cada curva nos abría un emplazamiento más increíble que el anterior

Henningsvær y los secaderos de bacalao

Hoy es de esos días que me da un poco de pena tener un motor del dron roto. Hubiese sido un lugar perfecto para sacar una perspectiva aérea de estos pueblecitos de pescadores tan pintorescos.




Henningsvær es un pueblo de pescadores en la isla de Heimøya, frente a la costa sur de Austvågøya, al que se llega atravesando uno de esos puentes ingenieriles (que Marc nos deja hacer andando) tan espectaculares de este área del planeta


Aquí empezamos a descubrir una de las características principales que Islas Lofoten regala a los viajeros, los campos llenos de secaderos de pescado, tanto de arenques como bacalao, que luego exportan por medio mundo.



La pregunta es inevitable… !Estamos en Noruega! ¿Cómo puede haber secaderos de bacalao en un lugar donde llueve tanto y hay tanto verde a nuestro alrededor? Islas Lofoten son de los parajes naturales más maravillosos de nuestro planeta pero no por casualidad, sino que en su conjunto forma una barrera montañosa entre la península escandinava y el mar de Noruega creando una inmensa gran muralla



Además, a pesar de estar en latitudes a la altura de Alaska, Groenlandia y por encima del Círculo Polar ártico… !la temperatura es de 5 grados superior a lo previsible! (y de eso damos fe con el día que hemos tenido).



Esto es debido a la llamada Corriente del Golfo, una masa de agua cálida que nace en el trópico, llega hasta estas costas de Noruega y que ha creado durante años, más allá del reciente turismo, la pesca de bacalao como la principal fuente de riqueza del archipiélago.




Si horas más tarde no fuesemos a conocer Reine, según caminábamos por las calles que nos llevaban al puerto de pescadores de Henningsvær, pondría la mano en el fuego porque este pueblecito sería el más bonito que iba a disfrutar de toda la aventura.



Estamos ante uno de los pueblos tradicionales de Noruega que tiene la arquitectura mejor conservada de todo el país, con coloridos edificios que bordean el puerto y las montañas escarpadas de Austvågøya como telón de fondo. No obstante es también llamada "La Venecia del Norte" por sus múltiples puentes e islas




De hecho pasear por el puerto entre esas reliquias históricas de edificios de madera es uno de los momentos que guardaríamos en la retina. Ya le he prometido a Paula que alguna vez en nuestra vida pasaremos 1 mes de retiro en alguna de estas cabañas de Lofoten.



Las distancias de la ruta en coche por las Islas Lofoten realmente son muy llevaderas. Si no fuese porque queremos pararnos cada poco, diría que realmente podría hacerse hasta en una única jornada. Otra cosa es que es uno de esos emplazamientos en el mundo donde podrías estar hasta 1 mes con la cara de asombro permanente. Es el caso de nuestras siguientes paradas… fiordos, valles, precipicios, montañas nevadas y hasta un precioso lago helado próximo a la carretera que combina todo lo anterior.




Estamos a comienzos de Abril y se nota que el duro invierno ha quedado atrás. ¿Cómo será este lugar en verano? Además de las actividades de safari de ballenas y senderismo, estas carreteras escénicas invitan a recorrerlas en bicicleta y estos fiordos a practicar kayak por las aguas menos profundas.

Nusfjord, un pueblo de rorbuer donde alojarse

Nusfjord más que pueblo quizá debería considerarse como congregación de casitas de colores cálidos que conviven junto a lo que en su día fue uno de los principales puertos de Islas Lofoten.



En la actualidad sigue siendo una de las más hermosas poblaciones con uno de los antiquísimos y mejor conservados puertos pesqueros de Noruega pero que ha abandonado su principal fuente de riqueza hacia su transformación como núcleo vacacional. !Aquí uno puede alojarse en un rorbuer acondicionado (con paredes impermeabilizadas con pintura a base de aceite de hígado de bacalao) y vivir en un auténtico pueblo de pescadores!




Nusfjord recibe cada año miles de personas, posiblemente el núcleo que más, llegan bajo el aliciente del turismo pesquero y la buena gastronomía con recetas de bacalo muy parecidas a las españolas y portuguesas



La historia cuenta que en el siglo XIX el pueblo era propiedad de la familia Dahl y hay que reconocer que tuvieron mucho gusto en crear este pequeño conjunto de cabañitas en un lugar tan especial




!Corre Sele! !Corre! Acaba de llegar un barco cargado de bacalao y comienzan a cortarlo. !Qué buena pinta!



Decenas de bacalaos se secan ahora mismo en frente de las cabañas como turismo pesquero de autoconsumo de los propios viajeros.

¿Por qué es tan sabroso este bacalao?

Este bacalao, el mismo que se exporta a España o Portugal para nuestras exquisitas recetas, es un tipo llamado skrei que llega desde el mar de Barents para desovar hasta aquí entre los meses de Enero y Abril y por ello es conocido como "el nómada". Precisamente es esa larga travesía la que hace que su carne tenga los músculos más fortalecidos y sepa mucho más sabrosa. !Damos fe!

Al ver como los despedazan y tiran las cabezas al mar, caemos en la cuenta que los secaderos sí que las conservan. ¿Por qué motivo?



La respuesta la obtenemos en la globalización. Los noruegos nunca dieron valor a las cabezas y otras partes del bacalao pero ahora, una vez secas, se trituran y se venden como complemento protéico alimenticio a países africanos. !Increible! Algo que no tenía valor ahora es vendido al tercer mundo. ¿Por qué no hacer un esfuerzo y contribuir en su desarrollo? No, ese mundo utópico jamás existiría, ni siquiera entre los más ricos.


Abandonamos las también llamadas catedrales de Lofoten, las hileras de secaderos de bacalao que ocupan extensiones inmensas según avanzamos, y nos dirigimos hacía otro de esos emplazamientos privilegiados que deja cualquier itinerario en coche por Islas Lofoten. De eso os hablamos en el próximo capítulo…


(Continua el DIA 5 (II) - En busca de la playa de las ballenas (y sus mágicas vistas))

Pin
Send
Share
Send