Viajes

Australia, regreso a la civilización

Vkontakte
Pinterest




Es una pena no haber conseguido un buen enlace con Nauru, hubiese sido una gran oportunidad para ver otro "mundo diferente" en la Micronesia. La única opción que nos queda sería por Brisbane yendo Lunes y volviendo un Miercoles, pero la verdad es que nos resulta excesivamente arriesgado temiendo quedarnos tirados 1 semana allí y no pudiendo volver el 29 de Agosto a España, donde "se nos reclama".

Pensamientos aparte, el bus del Mary's Motel nos ha dejado en el Aeropuerto Internacional de Bonriki en Tarawa a las 7'00. Realmnente los hemos visto "rústicos" y más "rústicos" estos días, pero este se lleva la palma a la ineficacia (tasas 20 AUD por persona y bebidas 3 AUD). El vuelo que viene de Nadi viene algo retrasado, por lo que tememos por nuestro enlace con Sydney.


 

La ruta que pretendemos hacer hoy es enlazar con Nadi en otro trayecto de 3 horas, y luego superar las 5 horas que nos separan de Sydney, para fijar nuestra "nueva base de operaciones" en la famosa ciudad australiana abandonando el "hub" del Pacífico que ya no lo podemos esgrimir más.

Mientras Paula duerme, el vuelo me permite a Isaac poder escribir las últimas lineas sobre este "shock" que ha supuesto Kiribati en nuestro viaje. Podríamos escribir horas sobre los multiples problemas a los que se enfrenta. La vida en Kiribati no parece sencilla: superpoblación, pobreza, basura y hasta "crisis deportiva" antes de caer en la triste condena de sumergirse como la Atlántida del Pacífico Sur. Se le podría definir perfectamente como el "país de las desgracias".

Leemos que en "The Sex Lives of Cannibals: Adrift the Equatorial Pacific", una crónica de viajes publicada en 2004 que pretende demoler la fama paradisiaca de estas islas poniendo sobre la mesa los problemas, el autor J. Maarten Troost se refiere satiricamente a cuestioens tales como "la crisis de la cerveza", cuando un barco que transportaba a las islas dejó su cargamento en una isla equvocada. !Lo que les faltaba!. No obstante, esta escasez de abastecimiento y variedad es suplida con alimentos del propio mar y la isla en abudancia


 

Lo mejor es quedarse con lo bueno, con su cultura, sus costumbres, el hecho de que Kiribati acoge en su territorio el lugar de la tierra que antes da la bienvenida al año nuevo. la zona Norte de Tarawa y su limpieza, sus niños…


 

… sobre todo sus niños, todavía ignorantes del futuro que les espera, pero siempre felices y dispuestos a ofrecerte su mejor sonrisa a cambio de tu reclamo.


 

¿Que será de Kiribati? Todos lo intuimos pero ninguno queremos imaginarlo. Ahora si, !!hasta siempre Kiribati!!


Las 3 horas hacia Nadi pasan volando pero vamos con 30 minutos de retraso. Nuestra escala, ya reducida de 1 hora y 30 minutos, se ha convertido en apenas 1 hora, y teniendo que pasar el control de pasaportes, recoger las maletas, volver a la zona de mostradores y volver a realizar todo el proceso. !!Imposible!!

Pero siempre hay una buena persona que, con un poquito de voluntad, te puede hacer un gran favor para no olvidar. Con el CHECK-IN del vuelo FJ912 a Sydney cerrado por 10 minutos, y con solo 30 minutos para el despegue del vuelo, el amable chico del mostrador habla por el walkie. Ha sido capaz de abrir de nuevo la facturación y nos ha dado rapidamente las tarjetas de embarque para salir corriendo a pasar los controles. Tenemos suerte, ya que apenas hay gente, y en 15 minutos estamos en la cola que ya ha comenzado. !!CONSEGUIDO!!

ORGANIZANDO SOBRE LA MARCHA:

Mañana, ya instalados en Sydney, decidiremos los últimos días antes del regreso a España donde "se nos reclama"

Ahora si, caemos rendidos. Nos esperan 5 horas donde las tablets, los móviles, los libros a los que les habiamos perdido el rastro en los vuelos de Air Pacific, Fly Salomon, Air Niguru o Air Vanuatu vuelven a aparecer en nuestras vidas. 5 horas que nos llevan a una vista preciosa de un maravilloso día en la ciudad de Sydney que nos recibe con su mejor cara.


 

!! Australia !! La tierra que los exploradores neerlandeses avistaron en el XVII y que comenzara hace 42.000 años con la llegada de los primeros humanos. La que conolizaron los británicos, ya que los anteriores la juzgaron de inhabitable e inapta para ello, y que daba solución al problema de superpoblación penal británica y cuyo transporte no sería abolido hasta 1840-1864. La tierra de los aborígenes diezmados por las enfermedades traidas de Europa, o la de la fiebre del oro de la década de 1850. Entramos en un nuevo territorio que ya pisaramos eventualmente en nuestro transito a Honiara por culpa de Air Pacific hace más de 20 días.

Estamos en Nuevo Gales del Sur, el estado más antiguo y poblado de Australia, conocido por Port Jackson, el puerto más importante de la capital del estado, Sydney, que no de Australia que es Camberra, donde viven aproximadamente dos tercios de la población del mismo estado. También es conocida por varios pueblos pequeños del campo como Tamworth, el "hogar de la musica country" de Australia.

Decenas de carteles publicitarios donde se anuncian grandes marcas. Mega-escalextrix de coches que se apelotonan en las estrechas avenidas de la ciudad de edificios altos y rascacielos que llevamos sin ver días no, !!semanas!!. Gente corriendo por las calles o llevando periódicos o cafés en las manos apurados hacia algún lado… Todo se nos hace "relativamente" extraño. Llevamos apartados mucho tiempo, y la vida de la civilización, !nuestra vida!, la habíamos olvidado por ya 1 mes completo, y la volvemos a recordar en nuestro trayecto en taxi (60 AUD) hacia el Sydney Harbour YHA donde instalaremos nuestra "base"

El Sydney Harbour YHA, un habitual albergue de mochileros que combina habitaciones de literas con otras completamente privadas, es el MAYOR ACIERTO que hemos tenido en un hotel desde hace años. La habitación ES excelente, con armario para desmontar estas sucias mochilas, café y té en la habitación, amplio baño, gran cama, moqueta, aire acondicionado (calido en Sydney, que es invierno) y una limpieza esquisita. Pero lo mejor es un recepción, que te facilita absolutamente de todo, desde un amplio lobby donde hacerte tu propia comida, o contratar excursiones, o comprar acceso a internet, o visitar las ruinas del hotel (que las tiene) o ayudarte con la orientación por la ciudad…

… aunque todavía guarda alguna sorpresa, como SUS ESPECTACULARES VISTAS DESDE LA TERRAZA


 

La noche ha caido sobre Sydney, y los dos iconos más importantes lucen ahora a lo lejos sobre el barrio más antiguo de la ciudad donde estamos alojados, "The Rocks", a apenas 10 minutos andando de ellos. Nos sentimos verdaderamente privilegiados…


 

El viaje vuelve a comenzar. Atrás quedan el relax, los momentos detenidos en el tiempo, la selva, la montaña, la playa. Comienza el regreso a las grandes urbes, a una a la que le teníamos muchas ganas y ahora nos rodea a nuestro alrededor bajo las bajas temperaturas del invierno autraliano (entre 8 y 15ºC). Ya hemos cenado en una pizzeria cercana (34.20 AUD), nos hemos abastecido en un supermercado (22.95 AUD) y contratado internet (4 AUD). Mañana tocará adaptarnos y decidir, pero eso ya es otra historia. Familia, amigos y lectores, como siempre, !!seguimos genial!! (que nadie se preocupe)


Isaac y Paula, desde Sydney (Australia)

GASTOS DEL DIA: 164.15 AUD (aprox 142.74 EUR)

Vkontakte
Pinterest