Viajes

La Reserva Natural de Tambopata

Pin
Send
Share
Send


Ya es el día 14 de viaje, y la acumulación de anécdotas, experiencias, sensaciones y cultura empieza a ser complicada de asimilar. Es por ello, que en esta ocasión, para despedir un viaje que va a ser dificil de repetir, hemos optado por hacer un cambio de tercio completo. Si ya hemos visitado parajes naturales como Paracas, desiertos como Huacachina o toda la costa peruana (Ica, Nazca a Arequipa), hemos ganado altitud en el Valle del Colca, o amanecido con el sobrevuelo de los Condores, o navegado por sus lagos (Lago Titicaca), conocido sus culturas preincas y la maravilla más grande de una civilización como Machu Picchu, escalado hasta el cielo Inca (Huayna Picchu) o visitado increibles ciudades coloniales (Lima, Arequipa o Cuzco)… en esta ocasión acabaremos en algo nuevo para los Chavetas, finalizaremos nuestro viaje en LA SELVA AMAZÓNICA PERUANA, en la Reserva Natural de Tambopata.

Cuando decidimos acabar aquí, teniamos claro que queríamos que fuese algo distinto. Iquitos era la otra opción, pero nos hacía perder mucho tiempo, y además Iquitos es un lugar mucho más explotado turisticamente y con más fondo cultural proporcionado por los nativos lugareños. Es por ello que hemos acabado en Puerto Maldonado, la puerta de entrada a un lugar todavía casi virgen a la mano del hombre.

Al igual que ayer, hemos dormido muy bien, y tras desayunar y hacer el checkout (8 PEN), hemos puesto rumbo al Aeropuerto, donde rápido hemos facturado, pagada la tasa aeroportuaria nacional (4.28 USD cada uno) y entrado en la sala de espera (minidesayuno por 5.50 PEN incluido).



El vuelo estaba previsto para las 10'35 aunque finalmente ha despegado a las 11'20. No es demasiado problema, pues apenas dura 35 minutos aunque nunca antes hemos cambiado tan radicalmente de paisaje en tan poco tiempo. Hemos pasado de las nevadas montañas andinas y los 3.400 m de Cuzco a los apenas 200 m de la Selva Peruana, con ríos marrones formando meandros en medio de kIilómetros cuadrados inexplorados por el hombre.




Allí estaba esperandonos Paulina, la chica del Sandoval Lake Lodge que nos va a introducir en una experiencia nueva para nosotros y será nuestra fiel guia los próximos dos días. Paulina es una joven peruana nacida en Cuzco, pero que vivió hasta los 8 años en la zona de selva cuzqueña. Siempre estuvo enamorada de ella, y en cuanto pudo, se escapó a esta reserva para ofrecer sus servicios en un lugar privilegiado.

Lo primero que hacemos es dejar los maletones en el "store" del Sandoval Lake en Puerto Maldonado y preparar dos pequeñas bolsas con lo minimo necesario. Ésto es crema solar, relec ultraforte contra mosquitos, gafas de sol, pantalones largos, zapatillas de trekking, camisetas largas y cortas, una sudadera, maquinas fotograficas y/o binoculares y un pequeño neceser con lo minimo imprescindible. También cogemos algo de agua para el camino (2.50 PEN)



Pero, ¿Por qué el Lago Sandoval? En 1992 nació el Lodge en este lago. Gracias a eso, y que la Reserva de Tambopata fué declarada posterior a su construcción, este Lodge es el único que permanece dentro de ella con medidas estrictas para preservar la vida en el Lago. El resto de Lodges de la zona, unos veinte ya, están a lo largo del Río Madre de Dios y la gran mayoría hacen una excursión de un día de entrada a este emplazamiento. Nos costó pero hemos conseguido alojamiento aquí, aunque llegar no es nada fácil…

Primero nos esperan 30-40 minutos bajando por el marrón río Tambopata que desemboca en el Madre de Dios por el que seguimos.




Allí incluso nos da tiempo a comer un curioso arroz envuelto en una hoja y atado con una cuerda vegetal ("arroz chaufa") junto con otros productos vegetales, mientras descendemos en una especie de "canoa gigante a motor"


Lo siguiente que nos espera es una trocha interminable, de casi 40-50 minutos de caminata. Hoy hace un sol explendido (también mucho calor y humedad, ya nos sobra todo) y no llueve desde hace 1 semana, pero aún quedan restos de lluvia. Debe ser un infierno hacerla tras unas lluvias, ¿verdad?. En un momento dado, también paramos en un punto de control de acceso y nos registramos.




Ahora si, estamos oficialmente en la Reserva Natural de Tambopata. Ahora tenemos que ser totalmente respetuosos. Ahora somos nosotros los invitados de esta combinación de fauna y flora inalterados.


Tras esta buena caminata, aún nos queda otros 30 minutos de canoa, pero estos se van a convertir en algo más. Aquí ya no hay motor, todo se hace a remos, para no "stresar" a nadie. !! Vemos los ojos de nuestro primer Caiman Negro !!



Estamos entrando, ahora si, en el Lago Sandoval, un habitat de vida y un paraiso natural. !! PRECIOSO !!


Casi se nos cae la lagrimita, cuando nada más entrar empezamos a escuchar los sonidos de la selva, pajaros de todo tipo, guacamayos, la selva profunda… y comenzamos a ver los primero signos de vida… !! TORTUGAS AL SOL !! !! OTRO CAIMAN NEGRO al que casi cazamos completamente fuera del agua, lo cual parece ser que se ve pocas veces !!!



Pero el verdadero espéctaculo del Lago lo vemos cuando Paulina nos comenta que estamos asistiendo a uno de los avistamientos más complicados del lugar, los Lobos de Rio o Nutrias Gigantes, una especie en extinción, en pleno festin de cazería. Salen las 6 juntas, las únicas que quedan en el Lago y que no se sabe si sobrevivirán. Hace 3 años había 12!! El Peiche es un duro rival a batir.




Sobre nuestras cabezas sobrevuelan el Martin Pescador, aves carroñeras llamadas Gallinazo y todo tipo de pajaros que no logramos identificar. Se posan en los arboles cercanos a las aguas


!!! Otro curioso especimen dificil de ver !! No es una culebra, es un ave y su nombre nos dice Paulina que es Anhinga. Caza metiendose completamente en el agua y sólo saca el cuello. Es mucho más grande de lo que aparenta



Esto si que es tomar el sol en familia. Una colección de tortugas encima de un tronco, casí antes de desembarcar. Estamos llegando…


Hemos llegado. El personal del Sandoval Lodge Lake (ARTÍCULO EN CHAVETAS CON TODOS LOS DETALLES AQUÍ) nos da la bienvenida con un jugo de frutas. El Lodge es una rústica edificación de madera con dos zonas de "bungalows" separados por finos tablones y compartiendo el mismo techo (se puede oir roncar al de cinco habitaciones más al fondo, jaja). Es exactamente lo que buscabamos. No tiene lujos. Tiene limitada la electricidad a 3 franjas horarias al día. Las comidas se hacen en una sala común. Está perfectamente integrado con su entorno.



La tarde empieza a caer en el Lago. Un escarabajo cruza el camino. Los Guacamayos asoman entre los arboles. Incluso una especie de "lagarto gigante" se atreve a "saludarnos" en nuestro improvisado mirador aunque rápido se esconde. Estamos en plena selva. Esto es vida en estado puro.



El lodge no está completo, apenas al 50%. Hay algunos haciendo una excursión por el Lago. Otros paseando por las trochas cercanas al edificio principal. Nosotros nos hemos sentado a ver el atardecer. Es precioso ver el sol caer en el Lago Sandoval.



El atardecer, de los más bonitos que hemos visto en un viaje, deja intuir la variedad de vida silvestre que nos rodea y que nos mira casi ignorandonos, como si aquí las piezas de museo fuesemos los humanos.


Pero la vida no se detiene con el sol. Unos se acuestan y otros inician su día. Paulina nos lleva a recorrer la selva nocturna, esa que sólo nuestras linternas y las estrellas iluminan, pero que dejan paso a otros curiosos seres, como los grillos, al que cazamos en uno de los arboles, o las curiosas "hormigas corta hojas" que tienen cientos de metros de filas llevando hojas y flores a sus nidos. !! Increible !!




También podemos observar la particular vida de las térmitas, que se esconden de la luz, o la de una pintoresca ranita al lado de un surco de agua donde se mueven rayas peligrosas. O también en la hoja de un arbusto, una variante de lagartija nocturna perezeando




Pero sin duda, los animales que más fobian nos dan, pero a la vez que más nos crean curiosidad son los mil tipos de arañas que hay. Podemos ver la de las telas de oro, de un indestructible nylon y otras variedades más coloridas



Hasta que finalmente vemos la más temible… !! LAS TARANTULAS !! Quietas, a la expectativa, cerca de sus nidos o incluso alguna dándose el festin dentro




El hambre aprieta, pero antes, otro tipo de seres. Larvas que sólo salen de noche, o ranitas enanas




Paulina es una "caza-bichos" excepcional. Cenamos con ella. Aquí cada viajero cena con su guía, en una particular manera de coger confianza. Mañana madrugaremos mucho, iremos a ver la vida del lago al amanecer, que parece ser el mejor momento para hacerlo. Lo haremos a las 6'00, así que es hora de ir durmiendo. ¿Tú que dices Paula? Buenas noches a todos, buenas noches amigos y familia. Juve y Ruth, ¿que nos comemos hoy? jaja


Paula e Isaac, desde el Lago Sandoval (Perú)

GASTOS DEL DÍA: 16 PEN (aprox 4.40 EUROS) y 8.56 USD (aprox 6.58 EUROS)

Video: La Reserva Nacional de Tambopata - Noticias con Karla Iberia (Mayo 2020).

Pin
Send
Share
Send