Viajes

El Campo de Concentración de Terezin

Pin
Send
Share
Send


Ante la pregunta "¿en que ciudad te gustaría pasar un fin de año? a cualquier persona, es más que probable que entre las habituales salga Praga. No sólo esto es así, sino que además no hace mucho la prestigiosa revista Gayot.com situaba a la capital checa por detrás de Las Vegas, Savannah y las cataratas del Niagara como el mejor destino del mundo para celebrar una Nochevieja.


Praga siempre ofrece algo para cada todos.

Quién busque gastronomía, Praga es su lugar, pues en esta noche se sirven los mejores manjares checos, los más tradicionales por estas fechas e incluso comida y bebida caliente en la Plaza de la Ciudad Vieja

Quién busque fiesta, Praga también es su destino. Conciertos de Navidad de música clásica, multitud de pubs y discotecas donde celebrar hasta altas horas y más eventos para una noche inolvidable.

Quién busque simplemente algo distinto o más cultural, Praga también le dará lo que busca. Fuegos artificiales sobre el Castillo, mercadillos de Navidad, excepcional ambiente en las calles y grandes barcos surcando el río Moldava.

A Paula e Isaac nos hace especial ilusión pasar una nueva nochevieja fuera de casa. Posiblemente de la que mejores recuerdos tengamos, por la magía que desprendía, fué la que pasamos en la escapada a Munich y Alpes Austriacos 2010 el DÍA 2 en Salzburgo.

Antes, vamos a pasar la mañana con nuevas aventurillas por la zona. Nuestros objetivos iniciales eran algo parecido a lo siguiente:

STARE MESTO: Plaza ciudad vieja, Ayuntamiento, Torre del Reloj, Reloj Astronómico, Clementinum, Torre de la Polvora, Iglesia de nuestra señora de Tyn, de San Nicolás, Capilla de Belén

MALA STRANA: Plaza de la ciudad pequeña, Iglesia San Nicolás2, de Nuestra Sra Victoria, Jardin Vrtba, Isla Kampa, Monte Petrin, Muro John Lenon, Parque Vojan

HRADCANY:Castillo de Praga, Catedral de San Vito, El Loreto, Monasterio de Strahov, Palacio Sternberg

JOSEFOV: 6 Sinagogas Judias, Antiguo cementerio Judio, Ayto barrio Judio, Monasterio de Santa Inés

NOVE MESTO: La Plaza de Wenceslao, Museo Nacional, Opera, Teatro Nacional, Museo Mucha, Hotel Europa, La casa Danzante

Así hoy, para hacer tiempo, hemos decidido desplazarnos hasta el Campo de Concentración de Terezin, a 61 km de la capital. Para ello nos acercamos a la estación de metro de Narodni Trida, a unas calles del hotel, hacemos la linea amarilla hasta Florenc y ahí cambiamos a la roja hasta Nadrazi Holesovice (32 CZK cada uno)



Tras subir las escaleras de un metro que circula de lo más profundo que hemos visto (especialmente la linea amarilla), nos encontramos en una especie de estación intermodal de buses, trenes y metro. Salimos a la izquierda y hay dos señales de bus, vamos todo recto y nos encontramos con varias plataformas habilitadas para buses a poblaciones de extraradio. La de Terezin es la número 7. Como quedan unos minutos para que salga, aprovechamos para tomar un cafecito (12 CZK)




Nosotros traemos impresos los billetes del bus de casa que rondan los 4 € (se puede reservar online en esta url), aunque en esta época del año no hubiera hecho falta pues el bus no va lleno. 1 horita para dormir (o usar la rápida conexión wifi del bus, mejor que hasta la del hotel).

Alrededor de las 10'20, bajamos del bus en la primera parada de Terezin (la segunda te deja en la zona de la plaza del pueblo) y allí ya vemos un cartel que señala 500 m hacia el Guetto (pueblo actualmente) en un sentido y 300 m hacia la Small Fortress que es donde nos dirigimos.



Terezin es tristemente famoso por su campo de concentración, antaño llamado Campo de Concentración de Theresienstadt, aunque nunca usado como campo de exterminio. No obstante más de 150.000 judíos pasaron por su Ghetto, de los cuales 33.000 murieron y 88.000 fueron deportados a su genocidio. Ya la entrada con algunos de los muertos que perecieron allí pone la carne de gallina.



Estamos entrando en la Pequeña Fortaleza o Small Fortress, así conocida porque fué construida con fines defensivos contra los prusianos en el S.XVIII, aunque nunca llegaron a pasar por allí. Además, cuando se acabó de construir, sus medidas ya estaban obsoletos y hubo que recurrir a nuevas funciones para tal edificación


Nos hemos apuntado (solo para el Small Fortress) a una visita guiada en Español que sale a las 11'00 (y que también se puede reservar previamente escribiendo a email protected y que nos detallará la función de todas las estancias (450 CZK las dos entradas con permiso de foto). La ruta que vamos a hacer es algo parecido a lo siguiente, incluyendo el paseo hasta el poblado Guetto judio.

Y es que las nuevas funciones de la Pequeña Fortaleza (1) no fueron otras que funcionar como prisión hasta que en 1940 la gestapo tomó el control, y comenzó el horror. Terezín se convirtió en un campo de concentración de paso, en el que nunca llegó a instalarse la cámara de gas, pero del cual se desvíaban judíos a campos como Auschwitz, si no perecían antes aquí por las condiciones infrahumanas en las que vivían.

El proceso era sencillo. Los judios llegaban y pasaban horas en el patio principal mirando a la pared, mientras pasaban por la sala administrativa a "fichar". Posteriormente eran obligados a dejar sus pertenecias y vestirse de presos para finalmente ser un número más en un barracón




Previo a la entrada con la visita turística hemos visto una película de unos 30 minutos que explica (en español) con detalle a lo que llegaron los alemanes en vegaciones y torturas, nada muy distinto a lo que ya conocemos de esta triste historia.



Posiblemente lo más impresionante de la visita son sus barracones donde se puede intuir la cantidad de personas que malvivían hacinadas en unos cuartuchos, así como las duchas, sala de lavado y verdaderos zulos como prisiones (en una de ellas llegaron a estar más de 60 judíos en un espacio de 10x10 incluso haciendo sus necesidades en una esquina y muriendo por falta de oxígeno y de higiene… !!horroroso!!)



Alucinante ya es la historia de como organizaron los Nazis la visita de la Cruz Roja Internacional en 1944. Prepararon una verdadera promoción propagantística de lo bien que vivían los judíos en Terezin, con una película jugando al futbol, sonrientes, comodidades, etc… (hay video de ello). Los observadores pasarón por allí sin percatarse de los verdaderos horrores del campo. Ninguno de los judíos que se prestaran a esta trama sobrevivirían posteriormente evitando así los nazis dejar ningun rastro.

Aunque parezca increible, además de los 17.000 supervivientes (de 150.000) que quedaron tras acabar la guerra, 3 más se salvaron. Y lo consiguieron escapándo del campo mediante una escalera por uno de los huecos débiles de la misma, a pesar de que el cruel comandante (como se ve en la foto) había mandado demoler un trozo de cornisa en el lateral de la pared. El resto que lo intentaron fueron torturados y asesinados a la vista de todos.




Otra curiosidad de la Small Fortress es un pasadizo de más de 500 metros preparado para la defensa contra los prusianos (y así están preparadas sus ventanas). Abstenerse claustofóbicos.



Llegamos a una especie de patíbulo donde se procedía al fusilamiento de los prisioneros más complicados, así como al ahorcamiento de otros.

La visita ha durado aproximadamente 1 hora y con mal cuerpo, comenzamos nuestra caminata hasta la Gran Fortaleza o Guetto, que actualmente se corresponde con el pueblo de Terezin y que también tiene forma de fortaleza. Inicialmente estaba pensada para albergar a soldados pero acabó cobijando a una población de judíos 10 veces superior.

Actualmente, y desde que en 1996 dejara de ser un asentamiento militar, apenas hay movimiento en las calles. Es más, a nosotros nos ha parecido un verdadero pueblo fantasmagórico que mete miedo por el aire que respira.


La mayoría de edificios del pueblo están abandonados, cosa que no nos soprende. ¿Quién podría vivir allí sabiendo su historia?. Allí podemos observar su museo, una pequeña sinagoga, un cementerio y hasta un crematorio (hoy cerrado).



No tenemos buen cuerpo, y es hora de volver a la Markplatz, donde pasan los autobuses de regreso a Praga. Son las 13'05, y con un "piscolabis" (30 CZK), afrontamos otros 50 minutos de regreso a la capital.



Este regreso deja atrás los horribles recuerdos de un genocidio, que nos han hecho estremecer como antes lo hicieran la Casa del Terror en laescapada a Budapest 2009, Kilmainhall Gaol en la escapada a Dublin 2009, el Peace Memorial Museum de Hiroshima en el viaje a Japon 2008 o el Kigali Memorial Center que habla del genocidio ruandés en el viaje a Africa Este 2011.

La visita, aunque creemos que es imprescindible para conocer un poco más de la atroz historia del genocidio judío, nos ha decepcionado un poco. No sabríamos exactamente explicarlo.

(Continua con "DIA 3 (II): Nochevieja en Praga")

Pin
Send
Share
Send