Viajes

Este «4 de Enero»

Pin
Send
Share
Send


"Han pasado ya varios meses y sigo acordándome todos los días, cada mañana, como si hubiese estado ayer. Era mi isla, mi isla Kandholhu"

Sigo teniendo presente cada día sus olores, sus colores, el ruido del mar, sus atardeceres, su playa a mis pies, sus aguas en calma que te invitan a sumergirte durante horas y horas, su reef lleno de vida, su gente. Sigo cantando la canción de la tortuga Tomasa (cómo bautizamos a la tortuga que veíamos alguna mañana haciendo snorkell -aunque quizás no era la misma cada día-) y supongo que será así durante mucho tiempo o ya sea así para siempre.

El viaje a las Maldivas o, mejor dicho, mi regalo a Maldivas supone un antes y un después en muchas cosas. Me imagino que todos experimentamos esta sensación en algún momento de nuestra vida. Algunas de ellas se sabrán y otras quedarán para siempre entre mi Kandholhú y yo…

Y es que, Maldivas representó para mi, mi primer cuento de Navidad, uno de mis sueños cumplidos, una visita al paraíso, el descubrimiento de una pequeña parte de la vida submarina, (por primera vez en mi vida) pero sobre todo supuso sorpresas, emociones, ilusiones y la total complicidad con mi fiel compañero de viaje.

Esto es solo un intento por describir algo que solo se siente, se vive, ajeno al mundo que te rodea. ¿Como en un lugar tan pequeño puede haber tantas cosas que recordar?
El despertar acompañada por el sol cada día…
… los chapuzones mañaneros en sus cálidas aguas…
… las visitas diarias a nuestros “amigos” tiburcio, tomasa,…
… las sesiones de tumbona leyendo al lado del mar…
… las cenas a la luz de las estrellas…
… La tranquilidad, la paz… nuestro paraiso, Kandholhu.

A estas alturas aún no sabía todo lo que me iba a deparar este mi pequeño cielo, y en concreto no me imaginaba la sorpresa tan grande que me traería este día. Un día que nunca olvidaré…


Nos levantamos temprano con el ruido del mar a nuestros pies, y nunca mejor dicho, porque era nuestro segundo día en los Overwater. No hacía falta madrugar, nuestras ansias de disfrutar otro día más de nuestro quesito hacía que esto fuese posible sin despertadores. El sol hacía el resto. Que increible sensación darte un chapuzón a primera hora en esas aguas cristalinas



Lo primero que hacemos como cada día de aquí en adelante hasta nuestra marcha en Maldivas, y con una ilusión creciente, es sumergirnos en el reef para hacer snorkell… !! ES UNA AUTÉNTICA MARAVILLA !! Cuánta vida hay en tan poco recorrido. Es espectacular observar todo un mundo a tan solo unos milímetros de nosotros. Además, hoy igual que ayer nos sumergimos, a primera hora, en la parte de nuestro bungalow, este será la última vez que lo hagamos en esta parte del reef ya que después de dos noches disfrutando de estos bungalows sobre el agua nos trasladamos después del desayuno a nuestra nueva casita de madera con la playa a nuestros pies. ¿Habrá algo más maravilloso que dormir sobre el agua? Yo no me imaginaría nada igual.


Seguía sin saber lo que me esperaría en este día que sería el más especial para mi…

Después de nuestro matutino chapuzón nos esperaba nuestro paseíto (en el que podemos volver a ver la flor que da nombre a la isla, la flor de Kandholhu) y el desayuno (aunque no lo parezca ningún día en Maldivas es igual al otro). Un día más desayunamos en la cabañita que hace las veces de restaurante, de buffete, diferente, riquísimo, acompañados de una tranquilidad absoluta, el sol calentando y las olas casi saludándote…



Cogemos fuerzas y… !!!! Al agua patos !!!! Es la frase favorita de Isaac (aunque viene de la abuela chavetas) en estos días en nuestro quesito y la aplica cada día varias veces. Su objetivo es ver a la Tortuga Tomasa. Hoy lo hace acompañado de la monitora de snorkell de la isla, haciendo un recorrido que alcanzaría casi la mitad de la isla.



La zona que recorren es realmente espectacular. Parece ser que es sabido que en mi Kandholhu se practica uno de los mejores snorkell del mundo. Y consiguió lo que tanto esperaba, ver tortugas nadando tranquilamente, comiendo coral tan panchas. !! Qué envidia !! Yo también quiero verlas… Los corales también son realmente increibles.


Si pensaba que el bungalow sobre el agua era el lugar más impresionante en el que me había alojado, las cabañitas al lado del mar no tenían nada que envidiarles, una auténtica maravilla, como todo lo que me estaba pasando en Maldivas (Toda la información de la isla en los artículos KANDHOLHU CRUISE & SPA RESORT I y KANDHOLHU CRUISE AND RESORT II). Una cama gigante y comodísima, un baño de ensueño, una ducha debajo de las estrellas. ¿ES UN SUEÑO O REALIDAD? Pero ¿por qué Isaac habrá tardado tanto en informarse cuál es nuestro nuevo bungalow? No me hace ni caso cuando le pregunto. Mmmm, ¿le costaría hoy más que nunca entenderse en inglés?



Toca nuestra sesión de solete y playa. !! Quien pudiese trasladarse allí con solo pensarlo (unas doscientas veces al día como yo, jaja) !!




Pegándonos otro bañito y esperando a Tiburcio vuelve a visitarnos… !! la Raya Ruperta !! Esto es un verdadero mundo submarino de valor incalculable



Aunque parezca que el tiempo se detiene (o quisiéramos detenerlo) realmente pasa demasiado rápido. !! Ya tenemos hambre !! Hoy toca, como no, nuestro particular menú de la isla, pasta y sandwich Kandholdhu.




Siesta a la sombrita y aparecen !! nuevos amigos !! Si es que aqui sacas los "panchitos" (6 USD) y te aparecen amigos en todas partes. Son los bautizados Lucas y Blanes, en honor a un amiguete de A Coruña. Aprovechamos también para escribir unas postales.




La tarde la pasamos consiguiendo el "efecto x". ¿Por qué todo lo que resulta reconfortante (sin entrar en temas lúdicos) acaba en x? RelaX, siesta al más estilo fleX,…




Vuelve a caer el sol. El atardecer es otro de esos momentos que hace especial encontrarse en un lugar así. Los Deluxe Beach Bungalows además dan a la preciosa puesta de sol.


"¿A dónde vamos y por qué me mandas coger la cajita de regalo de la maleta?" Isaac me tenía reservadas unas cuántas sorpresas este día, este 4 de Enero inolvidable.

Una de ellas, una estupenda sesión de spa con su correspondiente masaje, pero no un masaje cualquiera, sino el “Coral Romance” (190 USD) acompañado del “Sunset”, un masaje para dos y una hora en una bañera de flores y aceites viendo la puesta de sol con champán y frutas. !! NO PARECE REAL !!



Parece un decorado colocado enfrente de ti, irrepetible y único, algo que haces una vez en tu vida. Como lo que siguió después, que será ya para toda la vida y nunca jamás olvidaré. Me considero afortunada, nunca me imaginaba que algo tan especial pudiese ir acompañado además de un escenario como el que representa mi isla Kandholhú. Era la mejor de mis sorpresas. Y con ella mi HIPOPOTAMA MALDI.


Pero aquí no acababan mis sorpresas. Después de vivir la llegada de Maldi como lo más especial que me ha pasado nunca, Isaac tenía una cena preparada para nosotros solos en la playa y bajo las estrellas, !! cocinero propio incluido !!, mesa adornada exclusivamente para nosotros, una comida exquisita y un brindis con champán. ¿Qué más se puede pedir a un cuento de Navidad? !!! Mi cuento de Navidad !!!




¿No puedo parar el tiempo? No quiero que se acabe este día. Dicen que pasamos dos tercios de la vida durmiendo y de ellos seguramente el ochenta por ciento soñando. No sé si sigo en uno de ellos pero no quiero despertarme… Hasta mañana Kandholhu.


Isaac y Paula, desde Kandholhu (Maldivas)

GASTOS DEL DÍA: 634 USD incluida comida y cena especial (aprox 507.20 EUROS)

Pin
Send
Share
Send