Viajes

El Castillo de Bran

Pin
Send
Share
Send


Que bien hemos dormidooo. 100% recuperados… caímos como troncos. Esos chupitos de "brebaxe rumano" no fallaron, jaja. Si no es por el despertador aquí nos quedamos. El caso es que la idea original era madrugar y perdernos por algún pueblecillo antes de volver a desayunar a Bran y visitar la atracción del día pero…


!!! NIEVEEEE !!!! Nieveeeeee por todos los lados. Y eso que hay ahi en medio, parecido a un coche anoche cuando lo dejamos, es ahora un "arbol de Navidad" que… ¿tendremos que sacar? En estos momentos pensamos… !! menos mal que pedimos cadenas !! (aunque por otro lado pensamos… !! si no las hemos puesto en la vida !! jajaj)

Hacemos el check-out y despedimos a los amables dueños de la Pensión Bran Beldevere (opción recomendable para cualquier visitante a Bran que desee alojarse -TODA LA INFORMACIÓN DEL ALOJAMIENTO EN ESTE ARTÍCULO-) y nos ponemos manos a la obra…


!! Conseguido !! Ya se puede… mmmm… ver. Ahora sólo falta transformarlo en una máquina quitanieves y ya sería perfecto. Mirada a la derecha, mirada a la izquierda… tantos años viendo McGiver yel equipo A no pueden fallar. ¿Trozo de madera? ¿Chicle? ¿Goma de pelo? !Vaya! Algo falla… creo que optaremos por la OPCION B. Intentar que ruede.

!! Pues rueda !! A 20 km/h logramos llegar al cruce principal. La carretera general tampoco es que esté para echar flores, pero estamos al lado de Bran, así que aunque no tardamos 5 minutos (tardamos 15), logramos el objetivo… !! QUE BONITO SE VE EL CASTILLO AL FONDO !!



El pueblo de Bran es absolutamente pintoresco. Allí aparcamos (10 LEI)- Es mucho más que su castillo para nosotros. Mercadillos de souvenirs, gente intentando sacar la nieve de sus porches cual cuento de Navidad, los primeros quitanieves "rústicos" de la mañana,… Eso si, hoy nos hemos equipado de "nieve" hasta las cejas




Lo primero que hacemos es pegarnos un pequeño desayuno calentito (12 LEI), que falta hace, aunque realmente la sensación corporal no es de frío. Encontramos un Cafe & Tee modernillo en la zona de entrada a los mercadillos. !! Marchandoo un Capuccino !!



Aunque no dejan de ser mercadillos de souvenirs, gorros, telas, queso y productos tradicionales hemos quedado prendados del rato allí pasado. Los precios son muy baratos, al igual que todo lo que nos encontramos en este pais (regalos por 43 LEI). No así de contentos estamos con la gente rumana, que exceptuando los dueños de la pensión y algún "otro despistao", EN GENERAL y hablando DE SU CARACTER, nos está pareciendo algo seca y soberbia, y no es ni mucho menos lo que teníamos entendido. Seguramente no hayamos tenido suerte.




Algo que no habíamos comentado es LA CANTIDAD DE PERROS ABANDONADOS que hay en este pais. No es casualidad que aparezcan en alguna de nuestras fotos pues parece ser que más de 40.000 viven sólo en Bucarest (nos parece una exageración, es lo que hemos leido), y algunos bastante agresivos. Incluso recomiendan irse a vacunar rápidamente si te muerde alguno. Alucinante.

EL PROBLEMA DE LOS PERROS ABANDONADOS: La raiz del problema nació con el gobierno de Nicolae Ceusescu, del que ya hablaremos el día que visitemos de Bucarest. Actualmente se desconoce la cifra de perros salvajes y abandonados que habitan en Rumanía. Hay quien dice que son cientos de miles en todo el pais.

Desde 1990, ya sin Nicolae, sucesivos gobernantes prometieron resolver el problema pero no pudieron hacer nada porque había problemas mucho mayores (vivienda, crimen callejero,… ) además del sentimiento de oposición a la matanza de perros vagabundos. A día de este relato, éstos perros siguen siendo un problema a resolver.

Pero si algo es especial en este místico pueblo es eso que se ve al fondo, estratégicamente ubicado entre sus montañas, el erroneamente llamado Castillo de Drácula


Desconocemos que parte de historia y que parte de leyenda habrá en todo este complejo, pero lo que no vamos a negar es que esta tétrica fortaleza medieval bien invita a traerse un crucifijo, unas estacas y unos ajos, y más en esta época del año y amaneciendo completamente nevado.

Tras pagar las entradas (40 LEI los dos), iniciamos una complicada subida en el día de hoy que nos lleva a la puerta del castillo.



La propia palabra Transilvania significa "más allá del bosque" y es allí precisamente donde se levanta esta construcción que data inicialmente de 1212, fortaleza de una orden teutónica, resistiendo hordas tártaras en 1241 hasta que finalmente en el 1377 el rey Luis I de Hungría realizó la arquitectura actual como función comercial y defensiva contra Valaquia.

Pero el castillo es fundamentalmente famoso gracias a la novela de Bram Stoker, Drácula, (aunque hay quién dice que ni eso es cierto, que se inspiró en Elizabeth Bathory) y es que se cree que este habría sido el lugar de vivienda de Vlad el Empalador (!! Drácula !!) en el S.XV del que hablaremos más mañana si logramos llegar a su tumba en el Lago Snagov.



No obstante, entrar en sus instalaciones es… mmm… algo fantasmagórico. Vlad Draculea o Vlad Tepes destacó cuando gobernaba esta región entre 1452 y 1462 por su extremada violencia empleada contra el Imperio Otomano (llegó a "empalar" a más de 40.000 personas clavados con estacas). Otros dicen que sólo paso 2 días en este castillo, y precisamente en sus mazmorras capturado por éstos. ¿Que parte hay de verdad?




La fortaleza cuenta con 57 habitaciones, muchas de ellas conectadas con calabozos y algunas con pasadizos secretos. También cuenta con 4 torres distintas en cada uno de los puntos cardinales y rodeado completamente de un alto muro de roca calcárea.




Más curiosidades… ¿sabeis en cuanto está valorado el Castillo según Forbes? 140 millones de Euros. Desde luego es una verdadera chulada… pero… quién lo compre !! CUIDADO CON ESOS CUELLOS !! Jajajaja



Es hora de ponerle remedio a dos "deficiencias" muy graves. La primera, !! la nieve pesa !! y encima !! moja !! y no para de nevar. Como lo primero no podemos solucinarlo hemos decidido coger unos "chumigorros" para "pasar el día" (70 LEI los dos -por cierto, que se admite el regateo en todos los laos-). La segunda… !! DEVORAMOS !! y no es hora de comer… Paula, ¿perrito? !! eso está hecho…




Con mucha pena, pues el ambiente que respira el pueblo (por cierto, con apenas turistas) es adictivo, toca seguir nuestra pequeña ruta por el sur de Transilvania hacia el Este. Nos vamos a Rasnov, donde no queremos perdernos una de las joyas de Rumania, su fortaleza.

Rasnov está separado de Bran a menos de 15 minutos en un día normal. Hoy, digamos que media horita. La carretera está en buen estado pero la imagen sigue siendo "transilvánica".

Nada más llegar a Rasnov, buscamos las señales a la fortaleza y aparcamos en su base (debe ser el primer parking gratuito que encontramos). Allí hay un "trenecito a tractor" que te lleva hasta la entrada. Buena idea la del tractor, sino no habría quién subiera.




La llegada a la cima emana, nuevamente, cierto "halo misterioso" pues esa neblina que nos acompaña desde que aterrizamos ayer en Bucarest no ha desparecido.



La Fortaleza de Rasnov se alza en esta colina de los Cárpatos casi a 200 m sobre Rasnov.

En este caso fue obra de caballeros teutones allá por 1331. Su fin era la defensa ante invasiones tártaras. Posteriormente sirvió también de base comercial con la expansión sajona.



Entrar en él es una gozada. Nos recuerda mucho al sentimiento vivido en anteriores viajes como áquel DIA 5 en el viaje a Jordania 2006 cuando visitaramos Karak Castle o áquel DIA 9 en el viaje a Siria 2009 que tan bien recuerdan nuestros hermanos secuioas (un abrazo muy fuerte Juve y Ruth) visitando el Crac Chevaliers.

Sin embargo, lejos de las cruzadas, la Fortaleza Rasnov se diferencia de otras fortalezas sajonas en que estaba preparada para largos periodo de tiempo en refugio.




El estado de conservación de esta fortificación deja quizás un poco que desear para estar dentro del Patrimonio de Unesco protegido, ya no en la conservación de sus ruinas, sino en el cuidado de las mismas (¿alguién lo ha entendido? jaja)


Cuidado o no, intuimos multitud de torres, bastiones, puente levadizo, pozos profundisimos…




Pero a pesar de todo, y como casi todas las conocidas, conoció la derrota. En 1612 los invasores dieron con la ruta secreta de abastecimiento de agua y tomaron la ciudadela. En 1690, en plenas invasiones otomanas también fué conquistada. Fué la última vez, pero tendría más desgracias, ya que en 1718 sufrió un incendio y en 1802 un terremoto…


En cualquiera de los casos, tras en 1848 volver a servir de refugio fué abandonada a su suerte. Aún se pueden observar preciosas vistas desde ella, a pesar incluso del día que nos ha tocado hoy.




Como igual de pintoresca es la vista de la fortaleza desde el mismo Rasnov, con el tipico cartel "holliwood" en su cima.


Ahora si, volvemos a coger el "tractorcillo" para recoger el coche y poner carretera a nuestras espaldas destino a nuestra meta del día, la ciudad medieval de Brasov.


(Continúa con el DÍA 2 AQUÍ)

Video: Así es el castillo real de DRÁCULA en Transilvania . u200d (Mayo 2020).

Pin
Send
Share
Send