Viajes

Santa Fe y el misterio de la iguana endémica

Pin
Send
Share
Send


Amanecer en cualquier hotel (o yate) en Islas Galápagos es equivalente a no saber que te va a deparar la jornada. Pero si ya cada día en este submundo es una sorpresa, descubrir que existen múltiples ecosistemas de parajes aislados, a veces marcianos, te hace sentir por unos días ese viajero de antaño que se dejaba perder por lugares insospechados. Santa Fe es uno de ellos, una isla de cactus gigantes e iguanas de color amarillo pálido únicas en el mundo que han evolucionado de forma independiente.


Nos adentramos en otro de los misterios más apasionantes de este archipiélago cercano a la costa ecuatoriana.

En el yate del hotel Finch Bay a Santa Fe

Tras dejar atrás la Isla de San Cristóbal, hoy nos hemos despertado en el Finch Bay Galapagos Hotel muy cerca de Puerto Ayora (Isla de Santa Cruz) del que hablaremos en otro artículo.




Hemos cambiado una modesta pensión por uno de los mejores alojamientos de todo Islas Galápagos que mezcla el concepto de aventura con el relax que proporcionan sus instalaciones (si, en Galápagos también se puede venir de relax aunque con la vida natural que existe sólo lo plantearíamos como una opción complementaria). Nuestro motivo, sin embargo, ha sido diferente… estamos en la base de Metropolitan Touring, y eso se traduce en tener a disposición uno de los mejores yates para poder alcanzar los lugares más remotos y aislados. Pero, ¿qué podemos hacer en Santa Cruz como ya viéramos en ?

Excursiones en Santa Cruz:

- Por libre cercanas a Puerto Ayora: Bahía Tortuga, Las Grietas, Estación Científica de Charles Darwin, Playa Mansa, Playa de la Estación, el Mirador…
- Cogiendo un taxi o bus público más alejadas de Puerto Ayora: Garrapatero (playa a 19 km), reservas de Tortugas Gigantes en El Chato o Manzanillo (cercanas a Santa Rosa), Los Gemelos (volcanes cercanos a Santa Rosa), Media Luna (trail de 5 km), Cerro Crocker (el cerro más alto de la isla)…
- Santa Fe: Excursión de jornada completa (100-150 $USD). Paraje marciano. Cactus gigante. Iguana endémica. Snorkell con leones marinos.
- Plaza Sur: Excursión de jornada completa (100-150 $USD). Paraje marciano. Iguanas terrestres y marinas. Gaviotas de Cola Bifurcada…
- North Seymour: Excursión de jornada completa (100-150 $USD). Anidación de aves (piqueros de patas azules, fragatas… ), leones marinos, iguanas marinas y terrestres…
- Bartolomé: Excursión de jornada completa (100-150 $USD). La mejor panorámica con el pináculo al fondo. El origen del archipiélago, campos de lava, pingüinos enanos, piqueros, leones marinos…

Desde las instalaciones principales hay un paseo de unos 5 minutos hasta el muelle. Son alrededor de las 8'15 y hoy somos apenas 8 personas las que formaremos el equipo aunque suele ser habitual ya que no se admiten desembarcos de grandes grupos. El Parque Natural está completamente controlado y protegido, cosa que nos alegra, incluso las zayapas que nos esperan para coger la lancha que nos embarcará en el Lion (nombre del yate del Finch Bay)



El plan del día nos lleva no muy lejos de Puerto Ayora en una ruta parecida a la siguiente.

La navegación son alrededor de 2 horas, aunque hoy nos acompaña alguien especial. !Es una fragata! Salvando distancias su comportamiento me recuerda mucho a la coreografía que albatros y petreles nos brindaban en el Paso Drake rumbo a la Antártida, única compañía que tuvimos durante días.



Su aspecto flotando a nuestra vera no es muy diferente de aquellos, aunque tras verlos en la isla de San Cristóbal con el enorme buche rojo hinchado, ahora los podríamos identificar con mucha más facilidad. Parece ser que hay dos especies, una que se aparea sólo en Abril, Mayo y Junio y otra todo el año.

Desembarco mojado en la isla de Santa Fe

Santa Fe es una isla, nunca habitada, llena de misterios. Sus orígenes hablan de que podría ser el volcán más antiguo de todo el archipiélago. También su mezcla de lavas submarinas y formaciones rocosas hacen difícil el desembarco, que iniciamos en lancha con alguna parada en el camino a ver los primeros piqueros de patas azules posados del viaje y algunos halcones de Galápagos.




En la especie de cala que hemos fondeado, donde el agua transparente deja entrever mucha vida marina además de poder observar cómo saltan mantarayas a nuestro alrededor, hay una pequeña playa llena de leones marinos y es donde pisaremos tierra con las botas colgadas al cuello y sorteando las tintoreras que merodean la orilla. Todavía no nos hemos acostumbrado a estar tan cerca de una fauna que no se inmuta a estar al lado de ellos. Se sienten protegidos y eso es algo que no pasa en ningún lugar del mundo




Es curioso seguir observando como los leones marinos duermen en grupo y, aunque son capaces de dormir en el agua, buscan lugares soleados para hacerlo… !!además de ser muy perezosos!!



Los que están despiertos muestran el mismo comportamiento que los que conocimos en La Lobería de San Cristóbal, resultando juguetones y cercanos al ser humano. Dicen que éstos llegaron de la Baja California… ¿Quién sabe?




Pero, sin duda, los que enternecerían al más insensible son los pequeños recién nacidos a los que no se puede tocar (para que las madres no los repudien -hay que ser muy estricto con esto aunque nos los llevaríamos con nosotros-)




Son verdaderos peluchitos que te miran con carita delicada y cariñosa y que dan ganas de achuchar




Aún a nuestro pesar, tenemos que seguir el sendero. Hay mucho que descubrir todavía en Santa Fe, un islote único en el mundo.

Santa Fe, la isla de la iguana amarilla endémica

Caminar por Santa Fe resulta ciertamente inquietante. Si ya de por si el extraño escenario de oscuras formaciones rocosas se entremezcla con pequeños musgos que se abren camino, el sendero nos lleva bordeando la costa hacia algún lugar que no podemos imaginar. De repente vemos la primera…



Sin inmutarse, una enorme largartija de color amarillo pálido, se deja fotografiar entre las rocas. Es una misteriosa iguana terrestre mucho mayor que cualquier otra anteriormente vista, con larga cola, enormes garras y que puede llegar a medir 1.20 metros


Aunque su aspecto parece más de demonio que de herbíboro, este insólito reptil se alimenta de frutas, flores e incluso espinas de los cactus de este ecosistema



Son precisamente estos cactus otro de los grandes enigmas de Santa Fe. Se trata de una de las especies más grandes del mundo, más parecidos a un auténtico árbol que a los que todos asociamos en nuestra cabeza, dejando un paisaje boscoso de contraste con todo lo que hemos ido viendo


Pero volvemos a centrar la atención sobre las iguanas porque acabamos de ver una de las más grandes encima de una roca próxima. Se dice, que al igual que toda la fauna de estas islas, llegaron arrastradas por las corrientes oceánicas de los desprendimientos de la costa continental, agarradas a troncos y ramas




Posteriormente, cada ecosistema evolucionó en función de sus propias necesidades y la naturaleza se abrió camino buscando su equilibrio. Así Santa Fe tiene estas iguanas terrestres únicas en el mundo, que han evolucionado adaptándose a su entorno, pero también gaviotas, petreles, piqueros de patas azules, pelícanos y halcones que ha mantenido una ponderación perfecta durante siglos.


Esta es también una justificada causa por la que el hombre no puede alterar nada. El más mínimo componente externo podría provocar una reacción en cadena acabando con la vida de flora y fauna

Nadando con leones marinos en Santa Fe

Si no era suficiente la subida de adrenalina que suponía descubrir los secretos de Santa Fe, el día nos tenía guardada una sorpresa. El snorkel del que hemos disfrutado hoy ha sido la mejor experiencia que hemos tenido en un viaje y no por el avistamiento de tortugas, una damisela o manta-rayas. Alguien más nos esperaba…



Decenas de leoncitos nadan a nuestro alrededor, juguetones, simpáticos, quizás atrevidos.. sin miedo en absoluto a mayor depredador del planeta (el hombre)



El momento mas increíble ocurre cuando comienzan a rodearnos, a nadar tan agilmente y hacer tantas "piruetas" que nos sentimos patosos en el agua con ellos


En un momento uno se acerca tanto que casi se come la gopro, como si el fenómeno "selfie" hubiese llegado también a estos lares de vida marina.


Aunque alguien nos vigila desde lejos, y ya ha considerado que hay que dar por acabada la función. Se trata del macho alfa, que vigila su grupo de externos y que se acerca a nosotros y nos avisa con gruñidos. Es el momento de finalizar este acercamiento, pues si insistimos puede enfadarse y podemos llevarnos un buen bocado (no suele ser habitual, pero podría pasar)

En el yate Lion del Finch Bay ya nos tienen la comida en la mesa preparada (excelente, por cierto), mientras ponemos rumbo de regreso a Puerto Ayora. Sele disfruta del aire marino. Otros caemos redondos…


Pero la jornada no iba a acabar aquí…

La Estación Científica Charles Darwin de Puerto Ayora

Vamos a aprovechar que hemos llegado todavía con luz solar para acercarnos a la Estación Científica Charles Darwin de Puerto Ayora, ya que no lo hicimos en San Cristóbal. Aunque se puede ir andando, nada más desembarcar cogemos un taxi (1 USD) y logramos llegar a tiempo antes que cierre.



No hemos hablado todavía en el relato de Charles Darwin. Aunque lo haremos en próximos días, su repercusión es tal que en las principales islas se ha creado un proyecto de investigación biológica de preservación del ecosistema, con muchos objetivos, pero fundamentalmente el de comprender y conservar este submundo. El de Puerto Ayora es el más grande, y donde se congregan además decenas de diferentes tipos de pinzones que fueron tan importantes en los estudios de Darwin por su diferente evolución.



Aquí también se encuentran las primeras tortugas terrestres o Galápagos que dan nombre al archipiélago y que Paula estaría encantada de ver pues adora estos animalejos. De hecho creo que es su animal favorito. !Paula no me odies! !Volveremos juntos!




No obstante, tenemos como objetivo poder verlas en libertad, por lo que seguimos nuestro paseo en un entorno agradable.



El centro no es muy grande y no nos lleva más de 1 hora, aunque pueden verse otro tipo de iguanas terrestres diferentes a la vista esta mañana y algún otro simpático "pajarillo"



El día no da para más. !Estamos agotados!. Tras una pequeña cena en el pueblo (15 USD) cogemos ya de noche un taxi acuático (1 USD, de día vale 0.60 USD) y de ahí, casi sin tiempo a mucho más, para cama.

Sigue resultándonos increíble como un pequeño rincón del planeta como éste, haya tenido una evolución tan diferente y aislada del resto del mundo, pero sobre todo que haya logrado preservarse tan bien. Algo nos dice que vamos a seguir descubriendo ecosistemas apasionantes en los próximos días. Os lo contaremos


Isaac, desde Puerto Ayora - Islas Galápagos (Ecuador)

GASTOS DEL DÍA: 17 USD (apróx 14.05 EUR -excursiones incluidas con alojamiento en desglose final-)

Pin
Send
Share
Send