Viajes

Qué ver en Bergen en 1 día

Pin
Send
Share
Send


Hoy hemos disfrutado de uno de esos días que tanto nos apasiona, el de disfrutar paseando libres por una ciudad. Tanto si desembarcas de un crucero como si tienes programado tu paso por aquí, te vamos a contar que ver en Bergen en 1 día de manera muy completa, pues es una ciudad !!que nos ha encantado!! ¿Te vienes?


Y para ello !!hoy no hemos madrugado!! Aún quedaban secuelas de las caminatas de estos días, pero nada irrecuperable para poder afrontar con garantías la aventura en las Svalbard. Además hemos tenido que afrontar el cambio de hotel, justo al de la esquina llamado P-Hotels Bergen (más que aceptable y muy asequible), pues no quedaban habitaciones para hoy. Vamos, para que nos entendamos todos, !!que nos han echado!! ACTUALIZADO 2019

Bergen Card

Al igual que en otras ciudades por el mundo, Bergen tiene su propia tarjeta, la Bergen Card. Sin embargo, en Noruega, haciendo números compensas sobradamente.

PRECIOS DE LA BERGEN CARD: Aunque nosotros disfrutaremos de dos de cortesía, estos son los importes por los que puedes adquirirlas (Agosto 2014)

Bergen Card 24 horas: 200 NOK adultos y 75 NOK niños
Bergen Card 48 horas: 260 NOK adultos y 100 NOK niños
NOTA: Si deseas comprarla online puedes hacerlo aquí y luego recogerla en la Oficina de Información Turística de Bergen

Transporte, entradas a museos, descuentos en tours, restaurantes o parking son algunos de los múltiples beneficios de los que se puede disfrutar, aunque tienes toda la información en su propio apartado de la web de Visit Bergen.

Qué ver en Bergen en 1 día

Aunque nos hemos tomado la licencia de dormir "un poquito más", esto no va a ser inconveniente de que conozcamos una de las ciudades de Noruega de la que mejor nos han hablado. Nuestra ruta ha sido algo parecido a esto…


Este fue el recorrido que hicimos nosotros para ver Bergen en 1 día, pero también existen alternativas para hacer excursiones guiadas por Bergen.

EXCURSIONES PARA CONOCER BERGEN:

Nosotros os vamos a proponer una visita guiada por Bergen, para pasear por lo más conocido y emblemático de la ciudad (sólo disponible de octubre a mayo). La duración es de 2 horas pero, si quieres una excursión más larga y extensa, hay una opción de Tour con guía local que dura entre 2 y 6 horas, una media jornada completa.

Hemos encontrado también una Excursión en hidroavión por Bergen, que nos parece algo totalmente distinto a lo que se acostumbra a hacer para conocer una ciudad y, por ello, nos parece una idea estupenda. Hay dos opciones: un tour de 30 minutos y otro de 50.

Todas las excursiones tienen cancelación gratuita hasta 48 horas (el tour con guía local hasta 24 horas) antes de la excursión.

Así, tras desayunar algo rápido (102 NOK), hemos comenzado nuestro paseo por la Catedral de San Olaf de Bergen o Bergen domkirke, una catedral de culto luterano.


Al igual que cuando entramos por ya conocimos este tipo de Catedral, también data de apróximadamente el año 1150, una torre de de unos 13 metros y ha pasado por incendios y restauraciones que se pueden apreciar en los restos de los cimientos de las basílicas más antiguas que aún se conservan


 

Nuestro recorrido, dejando atrás la Catedral, nos mete ahora de lleno en el centro neurálgico de Bergen. A un lado, ya al lado del mar, se encuentra la Oficina de Información Turística (siempre interesante para coger unos mapas), que parece una nave espacial recién "aterrizada". !!vaya pedazo edificio!!


Pero al otro lado, uno de los rincones más visitados y conocidos de Noruega, el Mercado de Pescado o Torget.


Esencialmente turístico, pero con mucho encanto, nos encontramos en uno de los principales reclamos de Bergen donde todo el mundo… !!habla español!! Así, decenas de personas emigran por temporadas a ganarse un dinero sirviendo en este particular negocio de brochetas, platos de todo tipo de pescado y algunos mariscos, a turistas intrépidos.

Una gallega, una valenciana, otro madrileño… también bastantes italianos, nos van explicando diferentes platos y productos de mar. Alguno nos llega a decir que si venimos de Galicia, dejemos el marisco de lado, pues no lo apreciaremos, pero si probemos un buen pescado (especialmente el salmón)


 

Pero aquí hay para todos los gustos, desde tostas de salmón ahumado tanto de piscifactoría como salvaje, como complejos guisos bastante caloríficos. Los platos con más éxito entre los "guiris" son, sin duda, las brochetas de varios tipos de pescado completadas con ensaladas o patatas, y todo tipo de barbacoas.


 

Entre los productos "más raros" para un español, se encuentra el famoso Cangrejo Real, cuyas patas son un manjar local. !!Estos bichos son inmensos!! e incluso hay excursiones organizadas para aprender a su captura


Otros que nos llaman la atención, son la carne de ballena o la multitud de puestos de frutas como moras o ciruelas, que complementan una dieta perfecta y sana para el que quiera estirar la cartera. ¿Tú que dices Paula? ¿Nos venimos luego?


 

Mientras lo pensamos, desde este lado del puerto ya vemos uno de las imágenes típicas hacia las que nos vamos aproximando pero antes, en uno de los edificios más antiguos de Bergen, podemos encontrar en el Museo Hanseático una visión de lo que era la vida de los comerciantes hansiáticos


 

¿Comerciantes Hansiáticos? La Liga Hanseática fue una asociación de comerciantes alemanes (S. XIII y XVII) que dominaron el comercio marítimo del norte de Europa y que fijaron aquí su sede central. Fueron más de 400 años y aquí dejaron su legado y podemos aprender mucho sobre ellos (como que eran bien pequeñitos o dormían bien encogidos… menos mal que hemos invertido en I+D+i en camas a lo largo de los años). Por cierto, que la Bergen Card no es válida aquí (70 NOK cada uno)


 

Pero la verdadera instantánea de la ciudad está en el Bryggen, esa cadena de edificios de colores utilizados siglos atrás para que el gremio de los comerciantes exportara su pescado y que aunque en el año 1702 sufriera un gran incendio, hoy vuelve a relucir con diferente estatus.


Leemos que hasta la Segunda Guerra Mundial, el nombre del barrio era Tyskebryggen (embarcadero alemán), pero desde luego hoy no queda nada de aquello sino una verdadera fachada pintoresca con diversos usos de restaurantes, bares y muchas tiendas.


Nuestra buena amiga Laura RS de Viaje al Atardecer nos recomendó la de Ting (!!muchisimas gracias Laura!! menudas chuladas) pero con lo amantes que somos de la Navidad, era difícil sacar a Paula de la que encontramos en una segunda planta destinada a ésta, como ya nos pasara en las de Hallstatt en Austria, Stein Am Rheim en Suiza o Munich en Alemania, entre otras (Regalito: 59 NOK)


 

El antiguo muelle de Bergen, creemos que de forma más que merecida, es hoy Patrimonio de la Humanidad, y bate record de turistas años tras años. Por cierto, vaya diferencia de la tarde-noche de ayer con esta hora de la mañana. !Deben estar aquí todos los cruceristas!


Aunque si lo que venimos es de un crucero, posiblemente nuestro punto de comienzo sea al que nos dirigimos en este tranquilo paseo con olor a mar. La Fortaleza Bergenhus permite acceso a una visita que seguramente nada tiene que ver con la historia que respiran sus piedras, ahora completamente ajardinada y con buenas vistas a la ciudad y los muelles.


Además de la zona ajardinada, allí se encuentra el Hall Haakon, hoy usado para banquetes y recepciones, durante el S.XIII resultó el edificio más grande de la Casa Real (gratuito con la Bergen Card)


 

El otro edificio, junto al Hall Haakon (también hay un pequeño "Kafe") que destaca en la fortaleza, es la torre Rosenkrantz Tårn, de uso defensivo y construida en 1270 aunque sufrió diversas reformas a lo largo de los tiempos (como casi todo lo que vemos)


 

Se puede acceder a los diferentes pisos hasta llegar a su parte más alta, y aunque las salas son más bien simbólicas (aunque en la última hay un pequeño museo), quizás lo más interesante son las vistas generales de todo el puerto, la ciudad y los montes que rodean Bergen, incluida una colina a la que intentaremos acceder.


Si este paseo inicial lo hicimos por la orilla, ahora nos disponemos a regresar por una linea paralela hacia el interior. De esta forma podemos acercarnos hasta la Iglesia de Santa María o Mariakirken, el que si es el edificio más antiguo conservado de Bergen (S.XII) y un ejemplo de arquitectura románica del pais, aunque en la actualidad permanece en reformas.


Cerca de aquí también está el Bryggens Museet, inaugurado en 1976 y que fue el no va más de su época.


 

Posiblemente lo que más no llame la atención son los cimientos que ardieron en su día perfectamente conservados, así como el esqueleto de un antiguo barco vikingo. !!A ver si podemos ver este museo en Oslo!! (nos hace especial ilusión)


Realmente Bergen es un conglomerado de museos para los amantes de estos, donde poder estar 1 semana, !!o un mes!!

2 museos más de este área, para los fanáticos, también pequeños:

- Museo Schøtstuene: recrea el lugar de trabajo de estos ricos comerciantes.
- Theta Museet: recrea los cuarteles clandestinos de la resistencia, descubierta por los nazis en 1942

Más museos de Bergen:

- Museo Occidental de las Artes Decorativas: Este museo alberga exposiciones de arte, diseño y artesanía.
- Museo del Viejo Bergen: Situado a siete minutos en autobús del centro de la ciudad, alberga una colección de 40 casas que muestran cómo era la vida en Bergen en los siglos XVIII, XIX y principios del XX.
- Museo Edvard Grieg, el compositor más famoso de Noruega.
- Dos mansiones del siglo XVIII que se han reconvertido en museos: La Mansión de Damsgård, la más maravillosa de la ciudad, es un ejemplo único de arquitectura estilo Rococó en madera. La Mansión Alvøen, que era el centro del antiguo pueblo industrial de Alvøen.

Quizás la pena que nos queda, es que accediendo por alguna de estas calles menos transitadas, podemos ver el nivel de deterioro que sufren algunas de las casas del muelle de toda la vida y que están tratando de restaurar ahora. !!Esperemos que lo consigan!!


Regresando al interior del Bryggen (el muelle hanseático), por el que antes paseáramos por su línea de muelle, nos adentramos por unas callejuelas de balcones de madera, edificios antiguos de aspecto medieval y vestigios de otra época. Estamos en un área Patrimonio de la Humanidad por UNESCO que nos traslada a tiempos de comerciantes de nuevo.


 

Si ya la zona de primera línea de muelle era muy particular, ¿qué contaros de los rincones de cafés, tiendecitas de todo tipo, galerías de arte y callejuelas de este área? !!Hay que vivirlo!! Hay tiendas hasta de cuernos de reno. !!Que cosas!!


 

Pero el hambre aprieta, y la referencia la tenemos clara desde primera hora de la mañana… !!vamos a comer en la Lonja de Pescado!! a pesar de los precio abusivos. !!Vamos a hacer una turistada de esas que apetece hacer!!

Lo cierto es que todo resulta muy apetecible, desde cualquier tipo de pescado hasta los mariscos bien conservados entre el hielo. Nosotros hemos optado por un par brocheta de variado de pescados (por supuesto incluyendo salmón salvaje), luego otra de gambas riquisima, unas patatillas y platos de verduras para acompañas, un trozo de carne de ballena para probar y unas bebidas. La broma se nos ha ido a 780 NOK, pero bueno, habrá que disfrutar para una vez que se puede, ¿no?


 

Por cierto, que casi no nos dimos cuenta de un detalle, quizás importante. Nos encanta probar todo tipo de platos exóticos. En su día ya probamos el Cuy en Perú, la carne de Canguro en Sydney, el "Flying Fox" o murciélago raro en Vanuatu o la avestruz, camello o cocodrilo en Kenia, pero lo que no nos dimos cuenta es que la ballena es posiblemente un animal protegido, y que sólo Noruega, Islandia y Japón tienen consentido su caza para consumo interior basado en costumbres ancestrales. No queremos entrar en ese dilema moral, porque adoramos la naturaleza y sus animales, así que no volveremos a cometer el error.

Funicular Fløibanen al Monte Floyen, la mejor panorámica de Bergen

Hemos hecho una pequeña parada en el hotel, apenas a 5 minutos de la lonja, básicamente para "desplegarnos" un poco. Empezamos a saborear un poco de ese "slow travel" que tanto gusta incluso a los que tenemos ritmo alto de viaje.

!Vuelta a la carga! A pocos metros del Casco Antiguo, se encuentra la pequeña estación del Funicular Fløibanen (inaugurado hace 80 años ya), uno de esos imprescindibles que ver en Bergen.


 

Tras un ascenso de unos apenas 5 minutos, un tentador mirador en el Monte Floyen a una altitud de 320 metros deja las mejores vistas de una ciudad realmente preciosa desde cualquiera de sus perspectivas


Es en este momento cuando uno se da cuenta de lo poquito que podemos llegar a conocer. Y es que la zona más turística se reduce a una porción muy pequeña de la extensión de Bergen, pero es fácil identificar sus principales iconos, como el muelle o la fortaleza


 

Posiblemente sea el punto desde donde tengamos una visión más global de lo que es Bergen, con sus islas, la forma de península y las 6 montañas más que lo cobijan (además de la que nos encontramos)


Un restaurante, una tienda y varios senderos, completan un lugar ideal para pasar una tarde, o disfrutar de un bonito atardecer a otra hora del día o en otra época (hoy anochece a las 23)… y por supuesto, el mirador para sacarse las fotos más típicas (selfies de moda incluídos)


 

También se puede apreciar como Bergen se transforma al atardecer. Los cruceros abandonan los muelles de abordaje y la ciudad respira una tranquilidad inusual a otras horas del día. De hecho vemos partir al último que quedaba…


Es hora de regresar a la zona de ambiente, donde tras dejarnos un ojo y medio riñón en la comida, hemos optado por una de las opciones más asequibles en Noruega tras los bocadillos de embutido envasado (traído de España) y los supermercados… !la Peppes Pizza! (y aún así han sido 440 NOK)


 

Definitivamente Bergen es una de esas ciudades pintorescas, cargada de ambiente y de rincones de encanto, que nadie debería perderse alguna vez en la vida. Pero aún no lo hemos visto todo.

SOBRE EL TIEMPO EN BERGEN:

Bergen es la ciudad más lluviosa de Europa. Hemos leído datos que afirman que llueve 275 días al año. Lo comentamos porque es un tema a tener en cuenta y, además, una preocupación recurrente entre los futuros viajeros que ponen destino a esta preciosa ciudad. Pero, ahora que lo sabes, podrás organizar tu viaje en torno a esto. Cabe añadir que, aunque llueve prácticamente todos los días del año, no llueve todo el rato, lo que te permitirá disfrutar igualmente de la ciudad. De todas formas, os dejamos la página web de timeanddate, que es donde nosotros consultamos siempre estos datos.

Mañana entran fuertes lluvias, lo cual no impedirá una visita a la que tenemos muchas ganas… !!Os lo contaremos como siempre, en un nuevo relato para que leáis desayunando! ¿Os apuntáis? (Familia y amigos, seguimos fenomenal, y el tobillo completamente recuperado)


 Isaac y Paula, desde Bergen (Noruega)

GASTOS DEL DÍA: 682 NOK (apróx 82,17 EUR) y REGALOS: 59 NOK (apróx 7,11 EUR)

Pin
Send
Share
Send